Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Agosto 2019

Budapest, la reina del Danubio

Descubre una ciudad que tiene un poco de todo: desde castillos hasta modernos cafeterías, pasando por galerías y deliciosa gastronomía

Por: Francisco González

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad -por su tamaño y belleza-, es el Parlamento de Budapest, una joya neogótica. ESPECIAL / J. Monroy

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad -por su tamaño y belleza-, es el Parlamento de Budapest, una joya neogótica. ESPECIAL / J. Monroy

Europa siempre llama al viajero por las incontables posibilidades y experiencias que nos ofrece. Tarde o temprano cedemos a la tentación de subirnos a un avión y llegar al Viejo Continente. Pero ojo a todos los ojos aventureros que leen estas palabras: más allá de Madrid, París o Londres, hay toda una baraja de ciudades ansiosas por ser descubiertas, y sin duda, Budapest, conocida con justicia como “la reina del Danubio” se encuentra en un lugar destacado.

Al caminar por sus calles, respirar su brisa y escuchar las palabras que flotan en su viento, toma en cuenta que te encuentras en una ciudad de enorme historia (celtas, romanos, hunos, eslavos, germanos, turcos y rusos han pasado por aquí). Tanto ir y venir de pueblos se refleja en la propia metrópoli húngara, que es en realidad la unión de las ciudades de Buda, Óbuda y Pest, cuyo crecimiento se dio en ambas orillas del Danubio.

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad -por su tamaño y belleza-, es el Parlamento de Budapest, una joya neogótica que guarda en su interior uno de los grandes tesoros húngaros: la corona de San Esteban, formada con elementos griegos y latinos, misma que ha estado vinculada durante más de mil años a la historia de esta nación. En su conjunto el edificio está repleto de bellos detalles arquitectónicos que bien vale la pena conocer. La visita guiada a este inmueble dura más o menos 45 minutos, y se dan desde las 08:00 de la mañana hasta las 18:00 horas. Para los fotógrafos, las mejores vistas se obtienen tomando un crucero por el Danubio o desde la orilla de Buda.

Caminando por el Danubio, llegarás al famoso Puente de las Cadenas, que une a Buda con Pest y motivó a que ambas ciudades se fundieran finalmente en una. Se inauguró en 1849, aunque durante la Segunda Guerra Mundial fue destruido por el ejército nazi. Se volvió a reconstruir en 1949, justo a tiempo para celebrar su centenario.

Pero si hablamos de historia y celebraciones, nuestro paseo por la ciudad debe incluir un alto en el Castillo de Buda. Este antiguo palacio real fue construido en el siglo XIV en lo alto de la Colina de Buda, y desde esa magnífica posición dominó el horizonte de la urbe. Sufrió graves daños durante la invasión nazi, aunque pronto fue reconstruido, preservando su estilo neoclásico. En su interior se encuentra el Museo de Historia de Budapest y la Galería Nacional Húngara, así como la Biblioteca Széchenyi. Para aquellos amantes de la cultura y curiosos por aprender cosas nuevas será irresistible visitarlo, aunque como te podrás imaginar, toma bastante rato conocerlo a fondo, aunque vale la pena subir la colina para capturar excelentes imágenes de la ciudad desde su altura. El horario de visita es de 10:00 a 18:00 horas de martes a domingo.

Aunque llena de historia antiquísima, Budapest también cuenta con rincones modernos y de actividad comercial (¡y gastronómica!) muy vigorosos. Entre ellos destaca Váci Utica, una calle peatonal que se ha vuelto la preferida por parte de los turistas que llegan a esta urbe. Tiene mucha vida comercial de día y de noche, con encantadores barecitos y tiendas de souvenirs. En Navidad se pone un bazar encantador.

Para disfrutar de un café, uno de los lugares más famosos (aunque no muy económico) es el New York Café. El interior está decorado en color dorado con frescos que no le piden nada a una galería de arte, con hermosas lámparas. El menú no es barato, pero la experiencia sí que es impagable. El horario es de 08:00 a 00:00 horas. A un precio más accesible se encuentra el Centrál Kávéház, un café y restaurante fundado desde 1887, muy típico de Budapest (los encuentras en Facebook como @centralkavehaz). Es perfecto para disfrutar de un rico postre acompañado por un sabroso café.

Toda una vida no sería suficiente para terminar de recorrerla. Por las mañanas, acariciando con la mirada sus edificios históricos y envueltos en sus maravillas naturales. Por las noches, su siempre vibrante ambiente cultural acompañado de una interminable carta de sabores en sus restaurantes. En todo momento, una urbe que enamora. En todo instante, el deseo de descubrir más de Budapest.

Nos vamos

¡Toma un avión desde Ciudad de México con destino a Budapest! Algunas líneas que ofrecen el viaje son AirFrance, Lufthansa, British Airways y Delta.

La mayoría hace al menos dos escalas antes de llegar a esta ciudad europea, toma eso en cuenta al momento de adquirir tu boleto, y como siempre, entre mayor anticipación, mejores precios obtendrás.

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También

Comentarios