Jueves, 06 de Agosto 2020

Ansiedad y depresión, ¿cómo combatirlas?

La psicóloga Circe Montes de Oca explica sus características y cómo actuar en consecuencia

Por: El Informador

La persona que enfrenta depresión tiende a aislarse. ESPECIAL/Pixabay

La persona que enfrenta depresión tiende a aislarse. ESPECIAL/Pixabay

Cualquier persona puede ser susceptible a experimentar ansiedad o depresión por diversos motivos; por ello, debe ser consciente de las emociones por las que está atravesando y buscar una regulación en ellas para poder encontrar el equilibrio en su vida y sus actividades cotidianas.

La psicóloga Circe Montes de Oca, coach de apoyo psicoemocional en Pronokal México, comparte información más cercana sobre las diferencias que hay entre padecer ansiedad o depresión y brinda algunos consejos para trabajar estas afecciones.

“La ansiedad y la depresión son expresiones más intensificadas de lo que son las emociones normales propias de la naturaleza del ser humano. No es lo mismo que yo sienta tristeza ante una situación difícil o una pérdida, que llegar a un punto de depresión”.

Circe califica a la ansiedad como un exceso de futuro, “es decir que a través de nuestros pensamientos nos estamos conectando con el qué va a suceder y qué va a pasar, y esto genera angustia; en cambio, la depresión es un exceso de pasado, personas que viven conectadas con el ‘si yo hubiera… Yo tenía… A mí me gustaba…’”.

Y, ¿qué personas son las más propensas a padecer estas afecciones? “Pues las personas que son más vulnerables emocionalmente, y no estoy hablando de una condición preestablecida o genética, sino de una condición aprendida, personas que no han tenido la oportunidad de crecer en un ambiente reforzante donde se les haya enseñado a identificar sus emociones y validarlas”. Entonces, reflexiona la especialista que la gran mayoría de las personas pueden ser propensas a padecerlas, “porque no está considerado dentro de la formación escolar y familiar el que nos provean de este tipo de herramientas de habilidades sociales”.

Sobre cómo se pueden confrontar estas experiencias, dice la especialista que una persona que padece ansiedad, tiene que aprender a relajarse, respirar de manera adecuada para no generar tensión y buscar actividades que le ayuden a sacarla del estrés, como caminar, correr, hacer yoga o alguna actividad artística. “No buscamos que las emociones no aparezcan, sería contra natura, lo que estamos buscando es que las personas aprendamos a regular las emociones”.

Por otro lado, con la depresión, hay que activar a la persona. “Es alguien que generalmente está aislada, cambia muchos sus hábitos como una manera de adaptarse a esta situación crónica de tristeza y entonces comienza a alejarse de las fuentes de placer. Por ejemplo, alguien que acaba de tener una pérdida comienza a alejarse de los amigos, de la familia y lo que hay que buscar es activarlo, que logre regresar de manera gradual a estos ambientes que le son reforzantes”.

Sobre cómo identificar qué es una depresión y una ansiedad en cuanto a lo físico y lo emocional, dice Circe que la ansiedad desarrolla miedo e inquietud por la falta de control de que algo va a pasar o va a salir mal, y físicamente se refleja en palpitaciones, sudoración en las manos o dificultad para respirar. En el caso de la depresión es sentir una desactivación fisiológica, “sentirnos sin fuerzas, sin ganas, cognitivamente con pensamientos igualmente catastróficos”, estos tienen que ver con que la persona siente que la vida no tiene sentido, o que ella es la del problema.

Si la autoayuda no es suficiente para alguien que está atravesando por una situación de ansiedad o depresión, Circe recomienda que se busque ayuda profesional, que se encuentre el apoyo posible para que la persona se sienta mejor.

Temas

Lee También