Miércoles, 12 de Agosto 2020

Elefante marino permanece en playas de Nayarit

Los investigadores esperan que tras su muda de pelaje, el ejemplar se retire de la playa de San Francisco, en Bahía de Banderas

Por: Siboney Flores

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. CORTESÍA/Paulina Vidriales

El elefante marino de cuatro metros que apareció el domingo en la playa de San Francisco, Bahía de Banderas, Nayarit, permanece en el sitio. El ejemplar es originario del sur de Latinoamérica, pues habita en Chile, Argentina o Islas Galápagos, por lo que se estima recorrió la mitad del continente.

Tras su aparición, integrantes de la Red de Varamientos de Mamíferos Marinos de la Bahía de Banderas trabajan en la zona y acordonan el sitio cada vez que el ejemplar sale a tierra.

Jorge Morales, integrante de la Red detalló que han trabajado en conjunto con investigadores del sur, por lo que reconocieron que el ejemplar sale de las aguas por su muda de pelaje, pues son fechas en que la especie lo hace.

Cuando recién llegó a la playa, el animal estuvo rodeado de curiosos, algo que expertos desaconsejan porque es necesario que se respete el espacio territorial del ejemplar. CORTESÍA/Paulina Vidriales

Este elefante marino es el segundo visto en playas mexicanas. El primero se vió en Baja California en 2019 y al cuarto día se retiró de la playa. Los investigadores esperan que tras su muda de pelaje de tres semanas, el ejemplar también se vaya.

El mamífero es macho, tiene un peso aproximado de 500 kilos y se encuentra pasando a la adultez. Durante su revisión no se encontraron mordidas de depredadores ni marcas de redes de pesca. Hasta el momento los investigadores desconocen las causas por las que se desvió de su hábitat.

Este elefante marino es el segundo visto en playas mexicanas. CORTESÍA/Paulina Vidriales

Morales solicita a los usuarios que encuentran un ejemplar que “respeten su espacio territorial y cuiden de perros o niños que quieran tocarlo, pues puede haber una infección del ejemplar hacia otro ser vivo y viceversa”.

El investigador refirió que trabajan para que el espécimen pueda acostumbrarse y retorne su rumbo, pero reconoce que puede no sobrevivir, pues “salió de su zona, quizá le falte alimento o se vea afectado por el cambio de temperatura del agua, nada es seguro, todo depende de la adaptación del animal”.

JM

Temas

Lee También