Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 16 de Febrero 2019

Los wikis y el tablero político de la ciudad

La descomposición del bipartidismo nos arroja un escenario incierto para el año 2021

Por: Enrique Toussaint

Los wikis y el tablero político de la ciudad

Los wikis y el tablero político de la ciudad

Las elecciones de 2018 sacudieron el mapa político en Jalisco. El bipartidismo perdió su último aliento. PRI y PAN, otrora fuerzas hegemónicas en la ciudad, hoy son residuales. Sólo uno de cada cuatro jaliscienses votaron por alguna de las dos formaciones -más cerca de la extinción que de su vuelta a los gobiernos-. El primero de julio también supuso el aterrizaje de Morena en nuestra Entidad. Será la segunda fuerza política en el Congreso y en casi todos los ayuntamientos metropolitanos. Movimiento Ciudadano se consolida como el partido más votado -tendencia que comenzó en 2015- y los candidatos de Wikipolítica no lograron representación, pero fueron capaces de aglutinar cientos de miles de votos.

Si Jalisco giró hacia un nuevo sistema de partidos, la Zona Metropolitana de Guadalajara muestra aún más radicalidad en su ruptura con el pasado. Si hacemos una revisión de los votos para el Congreso -elección en la que participó Wikipolítica- nos daremos cuenta que la ciudad está profundamente dividida: Movimiento Ciudadano, que con alianzas en algunos distritos y en solitario en otros, arrasó en la mayoría de las demarcaciones; Wikipolítica es la segunda fuerza de la ciudad, sacando los promedios de los distritos metropolitanos en que compitió bajo el signo del arbolito; Morena alcanza la tercera posición, y muy por detrás aparecen el PRI y el PAN. Debe ser promedio porque los candidatos independientes de Wikipolítica no se presentaron en todos los distritos.

Estos datos suponen que la disputa por la ciudad será la madre de todas las batallas en 2021. La oportunidad para los candidatos independientes será mayor porque son elecciones intermedias que no coinciden con comicios presidenciales o de gobernador, que suelen acaparar la atención mediática. Ya vimos que Wikipolítica es una fuerza de candidatos independientes competitiva en distritos del poniente de la ciudad (10, 13, 8, 6). Y que incluso puede competir en ciudades medias como Zapotlán o Puerto Vallarta. Sin embargo, el ensanchamiento de sus objetivos electorales le pasó factura en las últimas elecciones.

Un definición impostergable que deben asumir los wikis es geográfica: ¿dónde competir y por qué? Apostar por la cancha legislativa tenía sentido en materia de la agenda programática, pero significaba competir en desigualdad de condiciones. Al no ser un partido político, tiene cerrada la vía de las diputaciones plurinominales. En 2017, tras la Ocupación, los wikis decidieron buscar más escaños en el Congreso, sacrificando una alternativa de corte municipalista. La bondad de la esfera municipal es la posibilidad de ir construyendo candidaturas en la Zona Metropolitana de Guadalajara y acceder a espacios de representación proporcional -regidurías- que sí son previstas por la ley. Proyectos de corte municipalista están haciendo cambios muy importantes en todo el mundo: Roma, Barcelona, Madrid, Nueva York. Los municipios son el espacio más cercano y sensible para responder a las demandas de la ciudadanía.

Si Wikipolítica opta por el espacio municipal, acompañados de algunos distritos, no dudemos que en 2012 la pugna por la ciudad será reservada como mesa de tres: MC, Morena y los Wikis. ¿Qué deben cambiar los candidatos independientes del arbolito para ser una fuerza competitiva en las próximas elecciones intermedias?

Un atributo que los Wikis no pueden perder es su transversalidad. Existen debates internos que empujan a la organización hacia un lado o hacia otro del espectro ideológico. Empero, una fortaleza del movimiento es que buscan ser espejo de la sociedad en donde nacieron. Es decir, puede haber un candidato que provenga de la izquierda y los movimientos sociales, y otra que provenga de Coparmex. Dicha transversalidad permite que Wikipolítica pueda suponer una alternativa para gente muy distinta, y mueve la discusión del dogmatismo hacia las coincidencias. Si Wikipolítica quiere disputar, en serio, la hegemonía política en la urbe debe entenderse como un proyecto de regeneración de la vida pública y no como un espacio altamente ideologizado.

De la misma forma, los Wikis necesitan más canas. Más experiencia. La apuesta por espacios municipales supone riesgos. No es cualquier cosa atender los problemas de seguridad, la corrupción, la violencia, las finanzas públicas, las obras. El municipio demanda una atención focalizada: día a día. El Gobierno del Estado puede desaparecer y si no hay una crisis, ni notamos su ausencia. Un Congreso puede estar cerrado un mes y, ¿alguien le da relevancia? A nivel  municipal, se juega lo cotidiano: desde recoger la basura hasta garantizar la seguridad de los ciudadanos. Wikipolítica convence cuando habla de honestidad y congruencia, cuando los discursos buscan recuperar la política para las personas comunes, pero tienen falencias de credibilidad cuando la narrativa gira hacia las demandas de eficacia de los gobiernos. No todo lo pasado fue malo y existe mucho talento en administraciones públicas, pasadas y presentes, que podrían acuerpar el programa que presente Wikipolítica en 2021.

Wikipolítica perdería credibilidad si se convierte en partido político. Es cierto, los partidos no son malos por naturaleza. Su génesis siempre fue genuinamente democrática: entender que somos una sociedad plural y que, por lo tanto, nos tenemos que agrupar en plataformas para presionar por cambios. No obstante, hoy los partidos tradicionales están señalados. Los tres partidos políticos más importantes en los últimos 30 años, obtuvieron menos de 40% de los votos en la última elección. Morena, que es todo menos un partido político tradicional, obtuvo más apoyo que toda la vieja partidocracia unida. Una parte significativa de la credibilidad del discurso Wiki es precisamente la no reproducción de los vicios de la vieja política. Y nos guste o no, dichos vicios están íntimamente relacionados a los partidos políticos. Si la solución es ser más competitivo haciendo un partido, no creo que el elector promedio en Jalisco premie dicha apuesta pragmática.

Y, por último,  complica obtener victorias electorales rápidas, pero subir el listón ético de la política es una de las fortalezas de Wikipolítica. El pragmatismo no siempre es malo en la política, pero la honestidad, el combate a los conflictos de interés, la denuncia de los poderes fácticos, la transparencia en las posiciones, la apertura de los canales de financiamiento, la explicación de las posturas que toma la organización, son elementos que deben caracterizar a la nueva política. No sabemos si hay una mayoría a favor de las posturas de izquierda o las de derecha, pero lo que sí sabemos es que existe una aplastante mayoría a favor de la regeneración de la política y la profundización de la democracia. Los debates ideológicos son inherentes a la política, pero el espacio más fértil para Wikipolítica es aquello que nos une y no eso que nos separa.

El tablero político en la ciudad se ha movido drásticamente en los últimos seis años. Pasamos de una metrópoli marcadamente bipartidista a una urbe con identidades políticas fragmentadas, agendas que coexisten y una batalla que interpela a fuerzas políticas no tradicionales. MC, Morena o los Wikis son reflejo del cambio tan profundo de la política en Jalisco. Los Wikis comenzarán un proceso de reflexión, pero deben tener en mente que su voz es insustituible y representan a cientos de miles de personas-con o sin asiento en el Congreso.

Temas

Lee También

Comentarios