Viernes, 07 de Mayo 2021

Fuertes caudales corrían sin control en la zona de la Barranca

La Red de Colectores Panorámica Huentitán, realizada por Operadora Hotelera de Salamanca y el Ayuntamiento de Guadalajara, resuelve el problema que se repetía en cada temporal
 

Por: El Informador

En diálogo con el Gobierno municipal, los vecinos de Huentitán plantearon la necesidad de controlar los caudales formados por la lluvia. ESPECIAL

En diálogo con el Gobierno municipal, los vecinos de Huentitán plantearon la necesidad de controlar los caudales formados por la lluvia. ESPECIAL

Controlar las aguas superficiales fue el reto planteado en dialogo entre habitantes de Huentitán y el gobierno de Guadalajara, quienes eligieron obras de mitigación de inundaciones en la zona colindante con la barranca, así surgió la Red de Colectores Panorámica de Huentitán, que entre 2017 y 2019 construyó OHS con nueve colectores en los que realizó una inversión cercana a los 24 millones de pesos.

Antes de las primeras obras de OHS el agua visitaba en cada temporal a los habitantes de la zona de Huentitán con furiosa fuerza que corría entre cocheras, salas, cuartos y clósets, y en ocasiones el drenaje se convertía en puntos insalubres que regresaban agua por espacios como los sanitarios. Los primeros colectores mitigaron los efectos de las inundaciones, ordenaron drenajes, controlaron los causes y condujeron afluente pluvial a la barranca. 

Como parte del proyecto para solucionar los problemas añejos en la zona de Huentitán, en una tercera etapa se sumaron obras que quedaron bajo la superficie con los colectores Usulután, Malinche y Carmen Frías, que llevan esos nombres por las calles que pasan sobre ellos.

El colector Usulután en la colonia Panorámica de Huentitán surgió de una petición técnica del gobierno municipal de Guadalajara, que expresó la necesidad de realizarlo entre la calle Volcán Usulután —a partir de la confluencia con Volcán Misti— para ser integrado al colector que corre por calzada Independencia, encausando de esta forma las aguas que descienden por ésta vialidad que recibe corrientes de un perímetro formado por poco más de seis manzanas de viviendas. 

Aunque bajo tierra, los colectores realizan una importante labor para las superficies de las calles de Huentitán. ESPECIAL

Doscientos metros es la distancia del colector Usulután, que bajo la superficie requirió de cuatro pozos caja para ir controlando la fuerza de las corrientes y que en la superficie suman tres bocas de tormenta que corren de lado a lado de las banquetas que ahora lucen nuevas y de tamaño regular dejando atrás la historia de banquetones de altos escalones en los que se resguardaban los habitantes para evitar ser arrastrados por las fuertes corrientes que se presentaban en la zona antes de que existiera la Red de Colectores Panorámica de Huentitán. 

El colector Malinche está ubicado en Volcán Maipo que termina en la ladera de barranca de Huentitán el Bajo, pese a ser un colector pequeño comparado con el resto de obras, ya que mide 56 metros, logró solucionar un problema añejo que ocasionaba que las aguas corrieran a gran velocidad, generando afectaciones en las viviendas de esa zona que sufrían de derrumbes, enmohecimiento, salitre, humedad en paredes y estancamientos insalubres de aguas. Complementa éste colector dos bocas de tormenta y un pozo caja que permite disminuir la velocidad de los caudales durante las fuertes tormentas que se presentan en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Las obras de ésta zona de Huentitán se complementaron con un colector de casi 145 metros con una de las tuberías más grandes para obras de éste tipo en el país con 122 cm de diámetro, cuenta con una boca de tormenta y dos pozos caja, es el primer tramo de un gran colector que correrá por ésta vía hasta llegar a la ceja de la Barranca que posteriormente el gobierno municipal continuará para su desarrollo, beneficiando de esta manera a los pobladores de Lomas del Paraíso.

Controlar las aguas superficiales en áreas de fuertes pendientes antes de que causen desastres naturales por desbordamientos e inundaciones en áreas urbanas propensas por su terreno a la concentración de grandes caudales requirió de un magno reto de inversión, pero sobre todo de acertada aplicación de ingeniería en obra hidráulica para que el temor de cada temporal de lluvias se convirtiera en controlados arroyos pluviales que desde 2019 se conducen bajo la superficie hasta llegar a la barranca de Huentitán.    

*Inserción pagada por OHS para dar a conocer los beneficios del convenio con el Ayuntamiento de Guadalajara

Temas

Lee También