Sábado, 31 de Julio 2021

Tras ser investigado por tráfico de madera, renuncia el ministro de Medio Ambiente de Brasil

Ricardo Salles fue acusado de haber favorecido la deforestación del país y apoyar la apertura de la región amazónica a actividades agropecuarias y mineras

Por: EFE

El trabajo de Ricardo Salles fue duramente cuestionado por organismos, indígenas y académicos. EFE/J. Alves

El trabajo de Ricardo Salles fue duramente cuestionado por organismos, indígenas y académicos. EFE/J. Alves

El Ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, dimitió este miércoles presionado por una investigación en su contra por su presunta implicación en un esquema de exportación ilegal de madera a Estados Unidos y Europa.

"Presenté mi dimisión (al presidente Jair Bolsonaro), que fue aceptada", anunció en Brasilia a la prensa Salles, de 46 años, uno de los ministros más cuestionados, sobre todo por el aumento de la deforestación en la Amazonía brasileña y el desmonte de los programas de protección ambiental.

Salles informó también que será sustituido por el secretario Joaquim Alvaro Pereira Leite, de la Secretaría de la Amazonía y Servicios Ambientales del Ministerio de Medio Ambiente.

El ya exministro llevaba varias semanas bajo presión y rumores de dimisión, sobre todo después de que a finales de mayo la justicia ordenara investigarlo por su presunta implicación en un esquema de exportación ilegal de madera a Estados Unidos y Europa, algo que él siempre ha negado.

Pese a todo, seguía contando con el respaldo público de Bolsonaro, quien tras la apertura de esa investigación dijo que era un "ministro excepcional", pero que tenía obstáculos para desarrollar su labor por culpa de algunos sectores "interesados" de la Fiscalía y de los "chiítas ambientales", como suele definir a las agencias estatales de control ambiental, como ICMbio e Ibama.

El gobierno de Bolsonaro, y en particular el ministro Salles, son acusados por indígenas, académicos y organizaciones ambientalistas nacionales e internacionales de haber favorecido el repunte de la deforestación, reduciendo los recursos de los organismos de control y preconizando la apertura de la región amazónica a actividades agropecuarias y mineras.

Salles también era visto con malos ojos por sectores del agronegocio por considerar que su política ambiental daña la imagen internacional de Brasil, una potencia agropexportadora. 

AF

Temas

Lee También