Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019

Preocupación por asesinatos de mujeres trans en El Salvador

Cientos de personas LGBTI son amenazadas, asesinadas o desaparecidas cada día y muchas otras son forzadas a desplazarse a través de fronteras internacionales para salvar sus vidas, menciona activista

Por: AP

Más de 600 asesinatos de personas LGBTI han sido registrados desde 1993 en El Salvador y 151 casos de desplazamiento forzado de personas de esa población entre 2018 y septiembre 2019. ESPECIAL

Más de 600 asesinatos de personas LGBTI han sido registrados desde 1993 en El Salvador y 151 casos de desplazamiento forzado de personas de esa población entre 2018 y septiembre 2019. ESPECIAL

Miembros de la comunidad LGTBI en El Salvador expresaron su preocupación por los recientes asesinatos de mujeres transgénero y denunciaron hostigamiento de parte de policías e indiferencia de las autoridades.

"Vivimos una situación preocupante por la inseguridad y lo único que podemos hacer es denunciarlo", dijo Mónica Linares, quien dirige la Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ARCOIRIS TRANS).

Refirió que en las últimas semanas dos mujeres trans fueron secuestradas y posteriormente asesinadas en dos hechos distintos en diferentes zonas del país centroamericano, lo que alertó a organismos internacionales.

A fines de octubre, una mujer trans fue asesinada en la capital salvadoreña, luego que un grupo de hombres se la llevaron por la fuerza del Boulevard Los Héroes donde ejercía trabajo, la asfixiaron con una media y luego la lanzaron en la calle, según denunciaron los activistas LGTBI.

Recientemente, Jade Camila Díaz, lideresa comunitaria trans en el departamento de Morazán, en el oriente del país, desapareció y luego su cuerpo sin vida, amarrada de pies y manos, fue encontrado en el río Torola, de la misma jurisdicción.

Las mataron por ser trans, son asesinatos de odio que han ocurrió con lujo de barbarie, estos dos recientes y el de Camila Díaz (en febrero), una mujer transgénero salvadoreña que cansada de la violencia huyó a Estados Unidos, desde donde fue deportada.

Camila --la deportada-- desapareció la noche del 30 de enero cuando trabajaba en una calle de la capital y fue encontrada la madrugada del 31 con múltiples golpes, pero aún con vida, en la periferia este de la capital.

Estaba muy lejos de donde ella estaba, dijo Linares. Rescatistas la trasladaron a un hospital de San Salvador, donde murió el 3 de febrero.

Sospechamos que los dos últimos asesinatos tienen que ver con el asesinato de Camila Díaz en febrero, porque tres policías están siendo procesados por el crimen y hay muchas presiones contra las muchachas que ejercen el trabajo sexual en las calles de San Salvador, agregó Mónica Linares.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) repudió el asesinato de Jade Camila Díaz y llamó a las autoridades salvadoreñas a hacer las investigaciones necesarias y evitar que presuntos crímenes de odio queden en la impunidad.

En El Salvador, la violencia victimiza a cientos de personas LGBTI, quienes son amenazadas, asesinadas o desaparecidas cada día. Muchas otras son forzadas a desplazarse internamente o a través de fronteras internacionales para salvar sus vidas, agregó.

El Fiscal General, Raúl Melara, dijo que la muerte de Jade, así como la de toda persona, especialmente aquellas en situación de vulnerabilidad, va a ser investigada a profundidad. "Esa es nuestra obligación y nuestra misión", mencionó el fiscal.

Según cifras de la organización CONCAVIS TRANS, más de 600 asesinatos de personas LGBTI han sido registrados desde 1993 en El Salvador y 151 casos de desplazamiento forzado de personas de esa población entre 2018 y septiembre 2019.

William Hernández, de la organización Entre Amigos, dijo a la AP que en El Salvador hay un número más oculto de los asesinatos de las personas gays y transgénero.

Según un estudio de la Red Observatorio Sin Violencia LGBTI, las cifras de Honduras y El Salvador están ligadas a la fuerte situación de violencia generalizada que sacude a la región centroamericana y en particular el Triángulo Norte --Honduras, Guatemala y El Salvador-- pero también incide la debilidad de los marcos jurídicos vigentes para materializar la igualdad de las personas LGBTI.

OB

Temas

Lee También