Lunes, 25 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Vallarta y el caso Tomé

Por: Jaime Barrera

Vallarta y el caso Tomé

Vallarta y el caso Tomé

Nuevamente un caso de inseguridad y violencia vuelve a poner a Puerto Vallarta en el ojo de huracán. “Vallarta ya no es lo de antes”, lamentó un vecino del lugar que grabó y subió a redes sociales el video del ataque y secuestro del empresario guanajuatense José Felipe Tomé Velázquez la madrugada del domingo pasado.

Este episodio se sumó a la larga lista de hechos violentos que han empañado la imagen del mayor destino turístico jalisciense, entre los que destacan el secuestro de Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, sentenciado a cadena perpetua por narcotráfico en Estados Unidos, ocurrido la noche del 14 de agosto del 2016 en el céntrico y lujoso restaurante “La Leche”, o más recientemente el 25 de julio pasado cuando un grupo armado privó de la libertad a casi 20 turistas de Guanajuato, en el que murió Joaquín Miguel “N”, y que hablan de la creciente presencia de grupos delincuenciales que están en constante disputa por la plaza y que han hecho de la extorsión, el cobro de piso y el secuestro un lastre cada vez más preocupante para esta población costera.

Tomé fue privado de su libertad pasadas las dos de la mañana del domingo sobre la avenida principal de Vallarta, en la zona conocida como Las Juntas, cuando luego de cenar en un restaurante de la Marina Vallarta, viajaba en una camioneta Suburban junto con su chofer, su novia y otra pareja a Bolongo, un desarrollo turístico de su propiedad en Punta Mita. En el lugar se encontraron más de 70 casquillos de armas largas producto del ataque directo al empresario al que se llevaron herido, dejando muerto a Jeovanny Flores, director comercial de Bolongo.

Aunque inicialmente se habló de un secuestro para pedir un rescate, por la magnitud de la agresión la Fiscalía descartó ese móvil y lo atribuyó a posibles conflictos inmobiliarios que estaría enfrentado el agredido.

Tomé empezó a adquirir notoriedad en Guadalajara a principios de la década pasada, cuando a la llegada del panista Vicente Fox a la presidencia de la República, empezó a hacer negocios inmobiliarios con los hermanos Bribiesca, hijos de la entonces primera dama Marta Sahagún.

Hasta antes de este incidente, Tomé enfrentaba varios litigios por presuntas irregularidades en sus obras, que desarrollaba no sólo en Jalisco, sino también en Querétaro, Acapulco y la Ciudad de México. La Plaza Galerías y Cima Park, en Zapopan, fueron las primeras en desarrollar aquí y más recientemente City Tower y Central Park, entre otras. En el gremio de los desarrolladores y en círculos gubernamentales el principal cuestionamiento que se le hacía era que se saltaba los reglamentos municipales utilizando al desprestigiado Tribunal Administrativo, así como el incumplimiento en plazos de pago y escrituración a proveedores y clientes.

Por las características del ataque, en la Fiscalía General del Estado una de las líneas de investigación corresponde a las presuntas amenazas que ya había recibido por la adquisición de un terreno en el que desarrollaba un proyecto en la zona hotelera de Puerto Vallarta, que habría comprado a bajo precio a un empresario judío, y en el que tenían interés las mafias locales. Habrá que esperar para ver si los agentes investigadores confirman esta hipótesis, y si se esclarece o queda como otro caso más sin resolver en detrimento de uno de los destinos turísticos más importantes del país.

jbarrerar@gmail.com
 

Temas

Lee También