Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Una sociedad histérica I

Por: Sergio Aguirre

Una sociedad histérica I

Una sociedad histérica I

¿Por qué ganó Trump? ¿Por qué ganó el Brexit? ¿Por qué ganará en Brasil el ultraderechista Balsonaro? ¿Por qué ganó López Obrador? Si bien cada elección tiene sus propios matices, todos han llegado mediante la estrategia (siempre he insistido, sólo es una estrategia) del populismo. Digo, la demagogia siempre ha existido, pero nunca ha sido tan apabullante a nivel mundial en los sistemas democráticos. Además y quizá lo más importante, es la razón por la cual el populismo de repente se volvió tan vigoroso. Algo tuvo que ocurrir. Fue la irrupción de las redes digitales y otras plataformas como Google. Tiene toda la razón AMLO al decir: benditas redes sociales. Porque efectivamente, sin ellas nunca hubiera ganado.

Cuando llegaron las redes sociales todo parecía bonito. Eran muy divertidas, te encontrabas con amistades perdidas, te relacionabas con un montón de gente interesante.

Cuando llegaron las redes sociales todo parecía bonito. Eran muy divertidas, te encontrabas con amistades perdidas, te relacionabas con un montón de gente interesante. Parecían incluso un mecanismo liberador, una forma de crear opinión pública de abajo hacia arriba y hacia los lados cuya influencia podía, según nosotros hasta tumbar regímenes tan despiadados como los desafiados en la llamada Primavera Árabe. Ya sabemos el resultado: todos esos movimientos detonados a través de las nuevas redes digitales fracasaron. Y no sabíamos en lo que nos metíamos. Estábamos en el umbral de la creación de una nueva sociedad global: la sociedad histérica.

Acabo de terminar de leer el libro al que aquí me refería hace 15 días, “10 razones para borrar tus redes sociales de inmediato” de Jaron Lanier. Vuelvo a recomendarlo pero ahora con mayor razón. Pero vámonos a la tesis central. Se acusa no a todas las plataformas digitales, sino solo a las que operan con un modelo de negocio llamado por el autor como “INCORDIO”, a las que pertenecen Google, Facebook (con todas sus compañías como Whatsapp e Instagram) y Twitter por mencionar las más conocidas. Otras algo INCORDIO son a su decir entre otras Uber, Linkedin, Amazon, Microsoft, Apple y Snap.

Dicho modelo de negocio funciona así: 1. Dominan el discurso los idiotas al fomentar la agresividad, que para Lanier es como petróleo crudo. 2. Espían masivamente y cruzan datos de distintos componentes. “Se recopilan datos sobre las comunicaciones, intereses, movimientos, contactos con los demás, reacciones emocionales a las circunstancias, expresiones faciales, compras y signos vitales de cada persona: una variedad de datos ilimitada y continuamente creciente”. 3. Te dan el avión. Las fórmulas o algoritmos deciden lo que cada quien ve, de manera personalizada. Ello implica que cada persona ve cosas distintas. 4. Modifican nuestra conducta sin pedirnos permiso. Por ejemplo si alguién tiene un patrón de conducta similar a uno y esa persona compra determinada cosa por internet, de forma mágica en segundos nos lo están publicitando en la plataforma INCORDIO en la que andemos. 5. Cobran no por publicitar bienes y servicios, sino por manipular la conducta ajena. 6. Crean falsas muchedumbres y una sociedad falseada. “Las personas falsas existen en cantidades grandes aunque desconocidas, y marcan el tono. Bots, IA, reseñas falsas, amigos falsos, seguidores falsos, publicaciones falsas, perfiles falsos automatizados… El resultado es un vandalismo social invisible”.

¿Por qué esas plataformas montadas en ese modelo de negocio han provocado una sociedad ultra irascible, obsesionada, dividida, enfrentada y enfadada, y por ello proclive al populismo y ajena a la democracia? Se verá la próxima semana.

sergio@aguirre-consultores.com.mx / @seraguirre)
 

Temas

Lee También

Comentarios