Lunes, 03 de Octubre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Trump contra el régimen

Por: Luis Ernesto Salomón

Trump contra el régimen

Trump contra el régimen

Después de ver los hechos que significaron la presidencia de Donald Trump y la amenaza que representa para las instituciones democráticas, muchos se preguntan: ¿Por qué sigue siendo tan poderoso, al grado que puede ganar la presidencia en 2024? La respuesta a esta cuestión no está en los hechos de su gobierno, ni en los resultados de las acciones emprendidas, como tampoco podemos encontrarla en sus atributos personales, sino en un hecho contundente: ha sido capaz de contar historias que muchísima gente cree. 

Su narrativa, que linda muchas veces en la fantasía, resulta atractiva, verosímil formando una visión alterna de la realidad social y política de los Estados Unidos. 

Su línea principal es que aquella nación está siendo arruinada por las élites corruptas asentadas en las costas, mediante una extensa red de hombres privilegiados a los que denominan “el régimen” formado por  políticos de Washington, medios de comunicación liberales, las grandes fundaciones, las universidades de élite, las corporaciones tecnológicamente avanzadas. Han difundido la idea de que estas personas son corruptas, condescendientes e inmorales mirando solamente por ellos mismos. 

Y ellos son los que están atacando a Trump que se convierte en la persona que defiende a quienes creen en esa conspiración. En parte es creíble esta historia porque efectivamente hay personajes que pueden encajar individualmente en la descripción, pero lo realmente peligroso es atribuirle un sentido sistémico que justifique la violencia como método para actuar frente a esta supuesta amenaza casi global.

Su narrativa representa el cauce de la rebeldía de muchas personas que sueñan con la grandeza estadounidense que relataban las películas que exaltan los valores del individualismo, y el predominio de un grupo iluminado que conduciría al mundo a una mejor etapa. 

Este grupo según las historias compartidas por quienes siguen a Trump se desvió y cambió el rumbo al aceptar políticas que favorecen a las minorías, al aceptar los matrimonios con personas del mismo sexo, al promover el aborto y sobre todo al ser laxos con los valores de la supremacía blanca tan arraigada en muchas zonas del centro del país vecino. 

Así que para recuperar el camino perdido y volver a los valores tradicionales hay que apoyar a un hombre que en lo personal pareciera no representarlos por su conducta, pero resulta que son más poderosas sus historias, sus palabras, que su comportamiento. 

Es el hombre que desprecia las élites educadas de las universidades. Ahí está la clave de su fortaleza y apalancado en ella puede convertirse en candidato y en presidente, si es que llega a ser propuesto por los republicanos y lo respalda la mayoría, como parecen indicar las encuestas disponibles. 

Ni duda cabe que los episodios del 6 de enero que procuraron mantenerlo en el poder, son hechos terribles que parecieran imperdonables, pero la narrativa está en competencia con la realidad jurídica y política que busca llevarlo frente a la justicia. Aun cuando en estos días se confirmó que tenía indebidamente documentos clasificados como secretos, es aún difícil creer que será condenado por eso, y al mismo tiempo, se ha convertido, otra vez en el centro de la atención y se presenta como víctima favoreciendo sus posibilidades políticas, todo gracias a esa cuidadosa narrativa que busca hacer a Estados Unidos supuestamente grande otra vez. 

Las acciones judiciales emprendidas en lunes anterior en su caso de la Florida puede conducirle a un tribunal, pero más les vale a los fiscales, en el ámbito jurídico tener éxito, y a los demócratas en al ámbito político que esto resulte en una inhabilitación para convertirse en candidato, porque si no es así, estaríamos en el escenario del inicio del fortalecimiento político de un claro adversario no solamente del régimen de su país al que desprecia, sino también, en lo que a nosotros corresponde, de los mexicanos y de la tolerancia como principio. 

Para nuestro país este caso resulta de gran importancia por los antecedentes y repercusiones que puede tener en el futuro cercano. Por eso es necesario estar atentos y apostar por que los fiscales y los demócratas hagan su trabajo. Mientras tanto la narrativa poderosa sigue taladrando las mentes y cultivando las voluntades, aunque por acá no lo parezca.

luisernestosalomon@gmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones