Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Tenemos teatros, tenemos orquesta…

Tenemos teatros, tenemos orquesta…

Tenemos teatros, tenemos orquesta…

La inauguración, el sábado pasado, del Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara, dejó claro dos cosas: la calidad del teatro, la sala hoy llamada Plácido Domingo para mil 800 personas, y la calidad de la Orquesta Filarmónica de Jalisco. La sala Plácido Domingo es una de las cinco que habrá en ese espacio además de una cineteca. El proyecto es extraordinario, la calidad acústica e isóptica también, y el centro cultural se convertirá poco a poco, no tengo duda, en un punto artístico de referencia nacional. De la calidad de la Orquesta, que ya he celebrado en otras ocasiones, simplemente repito lo que dijo Plácido Domingo después de la gala de Ópera con que se inauguró el teatro: “que suerte tienen los tapatíos de tener esta orquesta llena de talento mexicano y venezolano”. Solo agregaría que además tenemos un gran director canadiense, Marco Parisotto, y un patronato que está haciendo bien las cosas.

Hoy tenemos tres salas más que dignas para nuestra orquesta: El Degollado, que es y seguirá siendo su sede y que, a decir de Iván Pérez, concertino y solista de la OFJ, tiene la mejor acústica entre los teatros viejos del país; la sala “Moncayo” del Palcco, construida también con todas las características para escuchar a una orquesta y la recién inaugurada. Tenemos, pues, hoy más teatros que orquestas.

La Filarmónica de Jalisco tiene que seguir siendo lo que es hoy: la mejor de México y una de las mejores del continente. El gran reto es mantener esa calidad y protegerla de nosotros mismos, de las grillas de los músicos, que suelen ser, como toda grilla entre artistas, despiadadas y ególatras. La función de la Filarmónica no es, como algunos quisieran, dar chamba a los músicos locales, sino darnos a los jaliscienses la mejor calidad de música que les sea posible. La OFJ debe ser nuestra primera división, buscando y atrayendo el mejor talento de cualquier parte del mundo y nuestros músicos deben competir, como lo están haciendo ya, con ellos.

Lo que sigue es construir un sistema de orquestas, nuestra Primera A, para seguir con ejemplo futbolero, y nuestras fuerzas básicas. La sinfónica antes juvenil, hoy no tanto, de Zapopan es un buen ejemplo. Por qué no tenemos otras de ese nivel en la Universidad de Guadalajara, o en el municipio de Guadalajara, y otras más en Puerto Vallarta, en Lagos de Moreno, Autlán, Zapotlán, por citar algunas ciudades medias, y debajo de ellas, decenas de orquestas infantiles, como la de Huentitán, que aspiren un día a tocar en la Filarmónica.

Tenemos los teatros, tenemos la orquesta, lo que falta son políticas públicas que formación de públicos y formación de talentos.

Temas

Lee También

Comentarios