Sábado, 21 de Mayo 2022
Ideas |

Sueltan a capos, cuidan a sicarios… ¿pactan?

Por: Jaime Barrera

Sueltan a capos, cuidan a sicarios… ¿pactan?

Sueltan a capos, cuidan a sicarios… ¿pactan?

En febrero pasado, cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador iniciaba una andanada de ataques contra medios y periodistas que lo criticaban a él y a su hijo José Ramón por el episodio de la Casa Gris, pregunté aquí hasta cuándo lo veríamos arremeter con una enjundia similar, o mayor por la gravedad del caso, contra las mafias del crimen organizado que cada día dominan más regiones del país.

Más aún luego de que por aquellas fechas reveló que buenos amigos y colaboradores suyos le insistían en dejar su enfrentamiento con los comunicadores, por el desgaste que eso le representaba, a lo que él les contestaba que no podía dejar ese combate por ser un tema de “política”, muy importante porque eran los conservadores y neoliberales los que estaban detrás de esas campañas de medios en su contra.

La pregunta de qué pasaría si imprimiera tanto vigor y determinación en los reclamos contra los narcos y sus sicarios como lo hace contra los periodistas incómodos, contra los Órganos Constitucionales Autónomos como el INE o el INAI, contra los fifís, contra España y ahora contra el gobierno estadounidense de Joe Biden por no invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua a la Cumbre de las Américas, vuelve a adquirir vigencia por el nuevo desliz que cometió ayer AMLO al afirmar que su gobierno cuida también a los integrantes de las bandas del crimen organizado porque son seres humanos.

Esta nueva confesión, que muchos ven como otra pifia que refuerza su criticada política de los “abrazos y no balazos” que ha empoderado como nunca a las bandas del narcotráfico y otras mafias, vino justo al comentar un nuevo desafío del crimen organizado a su gobierno: un video que se hizo viral donde se observa cómo un comando del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a bordo de camionetas persigue y hace huir a un convoy de militares del poblado Nueva Italia, en el municipio de Múgica, Michoacán.

Al igual que cuando ordenó soltar en octubre de 2019 a Ovidio, el hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán en Culiacán, el Presidente dijo que se trató de “una actitud responsable” y que ahora las fuerzas castrenses evitan enfrentamientos y utilizan “más la inteligencia que la fuerza”.

Muy preocupante, pues, debe ser la confusión que está generando el Presidente entre las tropas y las policías de este país que deben renunciar a su formación y a cumplir su deber por estar alineados a los designios del Presidente.

Tanta buena voluntad de López Obrador con los mafiosos, y su renuncia a ejercer el legítimo monopolio de la fuerza como es su obligación como jefe de Estado para pacificar el país en beneficio de la población, le provocó ayer una lluvia de críticas en las redes sociales. 

Por eso AMLO está obligado a dar un golpe de timón para echar abajo las versiones de los que aseguran que estas posturas permisivas con el narco son señales claras de que además de soltar y cuidar, la 4T teme, o lo peor, pacta también con el crimen organizado.

Temas

Lee También