Martes, 20 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Si no ayudan, no estorben

Por: Pablo Latapí

Si no ayudan, no estorben

Si no ayudan, no estorben

La semana pasada los diputados de Jalisco llegaron a un acuerdo para pedir a la Secretaría de Educación del Estado que sancione las clases particulares a las que han recurrido aquellos papás que tienen recursos y que se imparten en domicilios donde, puestos de acuerdo, varios vecinos envían a sus hijos y pagan un maestro o maestra para por lo menos durante un par de horas diarias recibir lecciones de conocimientos generales.

Eufemísticamente se le ha llamado homeschooling, y bien visto es una medida desesperada de los papás para que en la ausencia de clases presenciales en las escuelas, sus hijos sostengan algún tipo de actividad académica presencial y socialicen con un maestro o maestra y con varios compañeros, aunque sean de diferentes grados escolares.

Nada qué ver con lo que sería una clase en un aula.

Pero es una medida desesperada ante una situación totalmente nueva y complicada como es el confinamiento. Honestamente es complicado creer que se puede seguir con el crecimiento escolar “normal” a la distancia, con clases por internet, chats y la mayoría por canales de televisión. Son muchas las limitantes y de todo tipo.

Los diputados consideran el homeschooling una actividad “irregular” que carece de toda validez oficial. El año no contará.

Una vez más, los señores y señoras legisladoras demuestran estar muy lejos de la realidad, y muestran cero empatía con los papás que ya llevan más de seis meses con sus hijos refugiados en sus casas tratando de salir adelante académicamente.

Y por lo que hemos platicado con varios padres de familia, lo que menos les preocupa en este momento es la validez oficial de las actividades que están cursando sus hijos.

El año escolar ya lo dieron por perdido, con el consuelo de que es una situación general que afecta a todos los estudiantes.

El confinamiento por la pandemia es una situación totalmente irregular que obliga tomar decisiones completamente diferentes e innovadoras para enfrentar el enorme reto de la educación.

El Gobierno y las autoridades, en general, deberían agradecer que haya papás que estén haciendo el esfuerzo y el ejercicio de contratar las clases a distancia, y ellos ocuparse en cómo se va a resolver el problema y el rezago para los otros miles de jovencitos y jovencitas cuyos papás no están en posibilidades de pagar el homeschooling, que trabajan todo el día y que, por tanto, no pueden estar al pendiente de si sus hijos están avanzando, o no, con las clases por televisión.

Cuando esto termine, que tristemente no se ve para cuándo, el saldo va a ser brutal, el rezago de los menos favorecidos será enorme con respecto a los que sí pueden seguir con cierta actividad escolar en casa.

Bien harían los diputados en ponerse a buscar la forma de ayudar e incentivar a quienes menos tienen, y agradecer que haya papás, aunque sean los menos, que están buscando alternativas que hace tiempo debieron buscar las autoridades al contemplar que estamos viviendo una crisis que será larga, muy larga.

platapi.en.i@hotmail.com
 

Temas

Lee También