Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Ideas |

Se unen dos gigantes

Por: Sergio Oliveira

Se unen dos gigantes

Se unen dos gigantes

Sergio Marchionne murió el año pasado intentando asociar a FCA (Fiat Chrysler Automóviles) a otra empresa, consciente de la necesidad de aumentar dramáticamente el volumen de su operación o perder competitividad. Lo que no pudo hacer en su vida está muy cerca de lograrse ahora, cuando se confirme la alianza entre FCA y PSA (Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall), creando el cuarto mayor productor de vehículos del mundo, por debajo de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi; VW y Toyota. La pregunta es quién gana y quién pierde con esa fusión y cómo queda cada empresa una vez que sea una realidad.

El mayor ganador es FCA. Con serios problemas de costos de producción, el conglomerado ítalo-estadounidense tiene en Ram y Jeep sus mayores fortalezas, pero con alcance limitado y necesidades urgentes. Limitados porque Ram tiene mercado restringido a Norteamérica, la única región del mundo donde hay lugar para pickups de tamaño completo. Necesidades urgentes porque sus plataformas ya son viejas y no modulares, como la CUSW, diseñada en 2010 y usada en el Alfa Romeo Giulieta y en la Jeep Cherokee. Para no hablar de la SUSW, usada en la Renegade, que es de 2005. Con PSA tendrá acceso a la plataforma modular EMP, que usa la 3008 por ejemplo, que es de 2013.

Pero PSA también consigue acceso al mercado más lucrativo del mundo, Estados Unidos, a donde ya había dejado en claro que quería llegar, probablemente con Peugeot y/o DS. De la mano de FCA, será mucho más simple y barato vender sus autos en una red ya creada que construir una nueva desde cero.

Desafíos y oportunidades

Comparado a Renault, con quien también buscó asociarse anteriormente, la alianza con PSA presenta desafíos importantes para FCA. China es uno de ellos, donde ninguno de los dos grupos tiene una presencia fuerte lo suficiente para competir en el mayor mercado del planeta.

Con Renault, FCA hubiera conseguido también plataformas y desarrollo de autos eléctricos, algo que ningún grupo productor de automóviles puede darse el lujo de vivir sin ellos en estos días. PSA no las tiene.

Pero la alianza que nace del acuerdo tendrá mucho más posibilidades de enfrentar sus desafíos juntas que de manera aislada. Producirán inicialmente 8.7 millones de vehículos por año. La sinergia entre ambos debe generar 3.7 mil millones de euros (algo así como 83 mil millones de pesos) anuales. El portugués Carlos Tavares será el Jefe Ejecutivo y uno de los 6 miembros de PSA en el Consejo de 11 personas, en el que también estará John Elkman, Chairman de FCA, quien mantendrá su función en la alianza.

En México, donde FCA es mucho mayor y más importante, Peugeot tendrá una posición contraria al liderazgo global en la alianza, pero también tendrá finalmente una red más amplia de distribuidores y acceso a plantas de producción que serán el puente perfecto no solo para su consolidación en el mercado local, sino también para producir vehículos exportables a Estados Unidos.

En resumen es una buena noticia. Una empresa en crecimiento pero con poca participación en Norteamérica como PSA, se volverá más fuerte aquí. Otra con tradición local, tendrá mayores herramientas para hacerse tan global como es necesario en un mundo con cada vez más presiones de tipos de cambio y aranceles. Los ganadores seremos todos nosotros, los consumidores.

Temas

Lee También

Comentarios