Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 15 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

¿Se cumplirá el plan de Lansing?

Por: José M. Murià

¿Se cumplirá el plan de Lansing?

¿Se cumplirá el plan de Lansing?

Puede comprobarse fácilmente que, al mediar los años veinte del siglo pasado, la famosa cadena norteamericana de periódicos propiedad del controvertido Randolph Hearst, mantuvo durante mucho tiempo una intensa campaña a favor de que México fuese invadido por tropas de Estados Unidos e impusieran en la presidencia de nuestro país a uno de sus connacionales.

Era una manera, se decía, de garantizar los suculentos negocios de los gringos.

Robert Lansing, quien había sido secretario de Estado de 1915 a 1920 y estuvo muy atento a lo que sucedió en México en esos años, se opuso terminantemente.

Argumentaba que los mexicanos no cederían con facilidad y que, si bien estaba convencido del triunfo de una invasión, también tenía argumentos para asegurar que la resistencia sería férrea y costaría mucho dinero y vidas estadounidenses.

Gracias a sus conocimientos y relaciones, Lansing había pasado a ser un importante funcionario de la Mexican Petroleum Co. En ella, diría don Daniel Cosío Villegas, había mucho de compatriota, además del nombre: la materia prima y la mano de obra más barata.

El ex secretario tenía un plan mejor: era más lento, es cierto, pero se le antojaba mucho más seguro, barato y sin hacer mayor escándalo. Se trataba de abrir las puertas de las universidades y cooptar “a jóvenes mexicanos ambiciosos mexicanos … y educarlos en el modo de vida americano, en sus valores y en el respeto del liderazgo de Estados Unidos”.

Una vez debidamente adiestrados y capacitados como “administradores competentes”, bien orientados, “eventualmente se adueñarían de la presidencia” y se convertirían en los principales defensores de los intereses de Estados Unidos “mejor y más radicalmente de los que nosotros (decía) lo podríamos hacer”.

Lansing erró un tanto en cuanto a la velocidad, pero lo cierto es que, cuando se ligaron varios presidentes mexicanos egresados de sus universidades el entreguismo ha resultado evidente, aunque hubo un paréntesis de uno que no pasó previamente por las aulas, pero sí por un campo de adiestramiento aún mejor como lo fue la Coca Cola.

Hace ya 30 años en que prácticamente el modelo deseado por Lansing no solo se ha posesionado de la presidencia de la República y de la principales funciones económicas del Gobierno mexicano, sino también de lugares estratégicos de las organizaciones empresariales que le han dado consistencia a la “Profecía de Lansing” y al neoliberalismo dependiente mexicano.

La pregunta es si el nuevo Gobierno está fuera o dentro del dicho esquema y si seguirá por la misma ruta o en verdad habrá una benéfica desviación.

(jm@pgc-sa.com)

Temas

Lee También

Comentarios