Domingo, 26 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Restauración y poder absoluto

Por: Jaime Barrera

Restauración y poder absoluto

Restauración y poder absoluto

Cuando el PRI regresó al poder en diciembre de 2012 de la mano de Enrique Peña Nieto (hoy fuertemente criticado por sus declaraciones desde el exilio y donde niega el evidente pacto de impunidad con AMLO), tras dos sexenios de gobiernos del PAN, la incógnita era si en su Gobierno intentaría la restauración del viejo sistema político autoritario que mantuvo al tricolor por siete décadas hasta la primera alternancia política en el 2000.

Como lo comenté en su momento, eso no sucedió porque Peña se afanó en pasar infructuosamente como el gran reformador neoliberal, pero su Gobierno quedó marcado por los altos niveles de corrupción y por la inseguridad expresada en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y su pésima gestión.

Lo paradójico de la política es que quien volvió a sacar al PRI de Los Pinos en el 2018 empezó la restauración priista desde el momento mismo que decidió volverse inquilino de Palacio Nacional.

Además de ese alarde de forma para dar una primera muestra de la vuelta del presidencialismo imperial y sin contrapesos que buscaría de fondo, empezó desde el primer momento a revertir las reformas de Peña como la educativa, devolviendo todo el poder a la CNTE, y combatiendo la reforma energética, sino también socavando todo el sistema de Organismos Constitucionales Autónomos (OCA´s) como el INEE que desapareció, el Coneval, el INE, el Inegi, la CRE, el IFAI y el Sistema Nacional Anticorrupción, entre otros. 

Todo ese andamiaje institucional, que desde luego no ha estado exento de excesos que se deben corregir, que no existía en la era priista y se fue construyendo por décadas desde la sociedad civil para contener los excesos de poder, había que desmontarlos en la 4T con el argumento de que eran vestigios de gobiernos conservadores, pero que en realidad, le son incómodos por representarle un contrapeso a su estilo absolutista de gobernar.

La restauración del régimen predemocrático lo intentó también con reformas electorales que querían restar independencia al INE y eliminar la figura de los diputados plurinominales, creada en 1977 en la reforma política de más avanzada en la historia para incluir en el Congreso a las minorías y hacer contrapesos a un poder unipartidista avasallador. 

Aunque ya va de salida, Andrés Manuel López Obrador, quiere irse restándole facultades al Poder Judicial y a sus jueces limitando los alcances de la figura jurídica del amparo, como pasó la semana pasada con los cambios a la Ley en la materia, y con la reforma a Ley de Amnistía despedirse también como el gran juzgador que pueda perdonar cualquier delito, sin más trámite, que su personalísima voluntad. 

Por donde se le vea, estamos ante el riesgo de una regresión autoritaria, por los afanes de concentración del poder que desde la visión de AMLO son indispensables para gobernar, con todas las amenazas para los gobernados que ello implica. 

jbarrera4r@gmail.com
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones