Viernes, 09 de Diciembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Primero tú, después yo

Por: Jonathan Lomelí

Primero tú, después yo

Primero tú, después yo

Seguro le pasó a más de alguno. Con el último sismo de madrugada, muchos conocimos a nuestros vecinos por primera vez. Es decir, supimos quiénes eran, intercambiamos algunas palabras de cortesía o sorpresa y regresamos a dormir. 

Ese momento de buena vecindad fugaz tiene una explicación: el susto y el riesgo que enfrentamos como colectivo generó esa “hormona cívica” cada día más escasa en la ciudad: empatía.         

Por eso vale la pena destacar la iniciativa de los vecinos aledaños a la Avenida López Mateos Sur, que enfrentan graves problemas de movilidad por el tráfico. Con el apoyo del Gobierno municipal, lanzaron la campaña “1 y 1: Primero tú, después yo”. El orden cívico al circular por nuestras vialidades, dice un colono, contribuye a un mejor ambiente entre vecinos

Los habitantes de la zona, que incluye cotos y fraccionamientos en Tlajomulco, usan una página en Facebook con un nombre inesperado: “López Mateos Nuestra Casa”, un grupo colaborativo e informativo con mediación institucional. ¿Quién piensa en una avenida imposible como su casa? Si analizamos, detrás hay una concepción saludable y necesaria del espacio público: una casa que es de todos. 

Anel, una vecina de Bosques de Santa Anita, me comentó que desde este ciclo escolar, los conductores comenzaron a implementar la estrategia 1 y 1: “Ahorita que traen esta campaña, se ha disminuido el tráfico”. Y la fórmula es tan sencilla… ceder el paso en las intersecciones. 

Por medio de ese grupo y otro exclusivo de Bosques de Santa Anita ofrecen talleres de movilidad, conciertos de música, cursos de reciclaje (“La basura es un problema que todos creamos y que todos podemos solucionar”), donaciones de ropa, actividades altruistas, anuncios y  reforestaciones. El fin de semana tuvieron un “evento” buenísimo: un vecino obtuvo un cargamento de chiles poblanos y regaló un camión entero a los habitantes de Real de Santa Anita y aledaños que se acercaban con sus bolsitas. 

La participación en juntas o asociaciones vecinales se ha ido perdiendo. Según Jalisco Cómo Vamos, el 11 por ciento de los encuestados se dijo miembro de una asociación vecinal en 2011. Esa cifra se desplomó hasta el 4 por ciento para 2020. Esto revela dos cosas: la desconfianza y apatía, cada día más arraigada, que alza un muro frente a los otros. 

De hecho, los ámbitos de cohesión social como la Iglesia, las asociaciones escolares y las organizaciones altruistas reportan grados de participación en descenso. 

Mientras la clase gobernante piensa en segundos pisos para López Mateos Sur que costarían millones, los vecinos enfrentan el problema con sentido común y desde adentro. Esas soluciones son las más eficientes y muchas veces son gratis. En este caso, al Ayuntamiento le toca sólo ser facilitador y acompañante. 

¿Se imaginan si por un día todos los conductores de esta ciudad cedemos el paso? Les aseguro que ningún Periférico ni segundo piso sería más barato y ayudaría tanto. 

Ante los problemas que enfrentamos como sociedad, quizá además de exigir una respuesta a la clase gobernante, deberíamos volver a lo básico: la empatía, la comunidad vecinal y la inteligencia colectiva bien organizada.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones