Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

“¿Por dónde me voy?”

Por: José M. Murià

“¿Por dónde me voy?”

“¿Por dónde me voy?”

La expresión más socorrida en Guadalajara en los últimos días es precisamente “¿por dónde me voy?”.

Por una parte, es un clamor de quienes saben que se quedarán sin partido político en virtud de que MORENA acaparó a la inmensa mayoría de los inconformes con la marcha del sistema y los defensores del mismo se repartieron la miseria que quedó.

Lógico es suponer que los militantes que se quedarán, “colgados de la brocha” anden por ahí con cara de despistados preguntándose precisamente qué camino habrán de tomar.

Cabe reconocer que, quienes han practicado desde siempre el deporte de “la cargada” ya lo tienen resuelto. Por ahí andan buscando la manera de alistarse a las filas del campeón. Pero otros, más respetuosos de sí mismos, no hallan el lugar que les corresponde…

Pero la pregunta de marras, cabe reconocerlo, no se plantea únicamente en función de la cosmovisión de cada quien, de lo que desean para el país o simplemente donde les permitirá sentirse más confortables, su ideario político.

De hecho surge ante la simple y mundana necesidad de ir de un lado para otro. La pésima señalización endémica de quienes se encargan del tránsito, los prepotentes que se paran en donde se les antoja y los constantes cambios en la circulación del transporte público y del privado al que obligan las grandes y pequeñas obras que se realizan por doquier, se han sumado a partir del día de San Antonio, cuando empieza oficialmente el “tiempo de aguas”, inundaciones inusitadas que resultan de la desatención municipal a las coladeras, la falta de obras oportunas y la despreocupación por el tema del agua de lluvia de quienes realizan las obras mayores. El caso es que los tapatíos andamos por las calles como si estuviéramos ciegos preguntando a diestra y siniestra “¿por dónde me voy?”.

Lo malo del caso es que nadie puede responder con seguridad y precisión. Ni siquiera la “aplicación” esa que tienen los celulares diseñados precisamente para guiarnos por la vida, cuya capacidad de saber la verdad sobre el camino a seguir es ampliamente superada por la imprevisible mutabilidad de quienes hacen y deshacen en nuestra ciudad.

¡No es cierto que los tapatíos hayamos perdido el rumbo! La verdad es que, en tales condiciones, no hay rumbo definido posible…

Ya ni siquiera la Generala de Zapopan sabe bien por dónde va en su rutinario peregrinar anual por Guadalajara con el ánimo de evitar mayores males por las inundaciones. Tal vez valdría la pena que le encargáramos a ella la Secretaría de Movilidad, puesto que, tal como están las cosas, todo parece indicar que solamente una mano todopoderosa podría imponer el orden en nuestra circulación. 

(jm@pgc-sa.com)

Temas

Lee También

Comentarios