Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

¿Por México?

¿Por México?

¿Por México?

Pues desde nuestra posición de productores de cosechas tanto forrajeras como para el sector alimentario que no, simplemente de comida ya que esta no es sinónimo de nutrición, y menos ahora que la población de México consume tanta llamada “comida chatarra” el sector que trabaja o labora en lo agropecuario es, y así debe ser, la columna más importante de una sociedad en cualquier país del mundo. El consumo de productos agrícolas y pecuarios debe tener preferencia en el gusto del consumidor y prioridad en los planes de abasto primeramente al país y luego, a los canales de exportación.

En verdad, ratificando lo que hemos expuesto en anteriores colaboraciones del tema y esto es, la enorme cantidad de recursos naturales, México no tiene por qué importar insumos cuando aquí con esos enormes recursos se puede tener una población sin hambre. Apropósito de esta última frase queremos exponer ante nuestros amables lectores que, suponemos colegas y productores una muestra que significa el botón del adagio.

En el estado vecino de Colima y a 42km hacia el puerto de Manzanillo se encuentra la ciudad de Tecomán; un enorme valle que puede ser de alta producción, sin embargo no sea sabido o querido aprovechar racionalmente, ya que la explotación agropecuaria es muy empírica y deficiente su manejo. Debemos decir que siempre nos extrañó ver y leer un anuncio que rezaba SIN HAMBRE, colocado de una manera por demás ostensible, aunque colocado en una deteriorada pared en la carretera que inicia de Tecomán a Cerro de ortega, a 10 km de la cabecera municipal donde se encuentra un pequeño poblado muy activo económica mente hablando que tiene el nombre de COFRADIA de Morelos. ¡jum¡, ahí no hay hambre pues desde las 5 am nutridos grupos de trabajadores esperando ser levantados por transportes de trabajo a los diversos ranchos, mueven una economía de cotidianos rendimientos para los comerciantes establecidos a ambos lados del camino en una longitud de medio km. El salario o paga acostumbrada es de los 170 pesos y más por solo 4 o 5 horas de trabajo; esta salario se establece cuando el trabajador presta sus servicios por día, lo cual tiene excepción puesto que la gente de esa zona prefiere el trabajo destajo; es pues entonces que se llevan mayores ingresos al hogar. Por otro lado, se toma en cuenta que la familia obtiene dos, tres, y hasta cuatro montos de ingreso. ¿Puede haber hambre en una población de estas características? Solo los burócratas poco familiarizados con las realidades económicas pueden concebir tazar un salario mínimo de 80 pesos diarios. Solo empleados chambistas en un gabinete o detrás de un escritorio en la ciudad de México (válganos el santo de la centralización), en una borrachera y cruda (sic) del desconocimiento total de su trabajo que hacer para servir a quienes pagan impuestos, que es de donde recibe su salario.

Continuando con la mención de los recursos naturales que tenemos para bien utilizarlos, suelos y aguas tienen la prioridad de ser estudiados y utilizados en el desarrollo de una economía real y sostenida o, como dice la moda actual de los politicastros “sustentable”. Los suelos deben ser analizados y acondicionados para los cultivos varios o específicos; el agua utilizada en sistemas de riego con tecnología siempre actualizada. La economía en la inversión del campo debe ser contextualizada; bien sabido es que nada es gratis y todo cuesta; los anuncios o comerciales de apoyos y ofertas son una falacia y un vil engaño que el productor agropecuario debe resistir y no aceptar. Llevamos pues expuesto, la necesidad de tener los recursos de suelo y agua en condiciones de utilidad para los cultivos; son un “mapeo” de muestras, los suelos deben ser analizados física, química y biológicamente estableciendo la reacción pH. Los suelos con carga de minerales

Deben recibir la cantidad de materia orgánica por metro cuadrado estableciendo así la seguridad del movimiento de la flora microbiana, en su análisis microbiológico deben identificarse y cuantificarse la cantidad de colonias de micro organismos estos, deben ser una población de quinientas a cinco mil colonias por gramo de tierra. El agua para riego debe tener un pH de seis punto dos a seis punto ocho que es la reacción con que la mayoría de las plantas vegetales bajo cultivo aceptan para un desarrollo óptimo de su siclo biológico.

En un proyecto agropecuario se requieres que el gobierno tenga la concepción empresarial que requiere de la inversión correspondiente. Es tiempo de que gobierno y universidades lleguen a consenso con el cual las escuelas de ciencias químicas pueden preparar pequeños equipos de campo para los trabajos de muestreo y análisis que líneas arriba hemos mencionado; los agricultores pueden tener fácil acceso a tales equipos que serían de un precio accesible, técnicas de colorimetría. Con ello, cuando las necesidades se hagan presentes el agricultor no tendrá que hacer gastos onerosos viajando a las ciudades en busca de laboratorios. ¿Es muy difícil mandar técnicos al campo de la producción?, allí es donde más los necesitamos, así que hay que rescatarlos de los escritorios y de las empresas comerciales que los utilizan como vendedores de insumos agropecuarios. Los contribuyentes pagan por su educación, es gusto que retribuyan la inversión que el pueblo hace en su educación.

Temas

Lee También

Comentarios