Miércoles, 24 de Febrero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Política, dinero y farándula

Por: Diego Petersen

Política, dinero y farándula

Política, dinero y farándula

Una de las perversiones de nuestro sistema electoral es el famoso registro: los partidos tienen que ganarse su existencia con un mínimo de tres por ciento de la votación válida emitida. La norma, que de entrada parece absurda, tiene todo el sentido del mundo en un país en el que los partidos reciben dinero público. Sólo aquellos que representen a un porcentaje mínimo de ciudadanos tienen derecho a que los subsidiemos. Como es normal, los grupos de interés, como los sindicatos o iglesias, aspiran a tener un partido, como es el caso del de los maestros (antes Panal, hoy Partido Redes Solidarias), o el de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), llamado Fuerza Social por México, o el de las iglesias evangélicas, antes llamado Partido Encuentro Social y hoy Encuentro Solidario (PES). La perversión estriba en que más allá de la representación política, lo que realmente buscan estos partidos, y en eso el Verde es el hermano y ejemplo mayor, es el presupuesto público, mismo que ejercen, a pesar de la fiscalización, con una discrecionalidad que no existe en ningún otro ámbito de la vida pública.

Esta perversión lleva a otra que hoy vemos por todo el país: buscar candidatos conocidos y reconocidos, que den votos, aunque no tengan conocimiento alguno de la política, desde Paquita la del Barrio (MC) hasta la ex miss Universo Lupita Jones (PAN), pasando por futbolistas, actores, influencers, etcétera. Nada es nuevo. El PRI llevó a la Cámara de Diputados a personajes como el “El Púas” Olivares, el PRD a “La Tigresa” Irma Serrano, el PAN candidateó a Erick Castillo, el PES a Héctor Suárez, por citar sólo algunos. El caso más patético es lo que sucedió con el futbolista Cuauhtémoc Blanco en Morelos: lo que comenzó como un acuerdo comercial terminó con un pésimo gobernador (el peor evaluado de la historia).

Hoy el fenómeno se multiplica por la cantidad de partidos que buscan registro o mantenerlo en la elección intermedia más polarizada de que tengamos memoria y en la que la mayoría de los votos se repartirá entre las coaliciones Morena-PT-Verde y PAN-PRI-PRD. En este contexto el piso para mantener el registro será de cerca de un millón trescientos mil votos. Si atendemos los resultados de la más reciente encuesta de Consulta Mitofsky (diciembre 2020), el único de los cuatro partidos que no va en coalición que pasaría el corte, y por muy poco, sería MC. Los tres nuevos difícilmente subsistirán, es decir no mantendrían el registro ni presentando a Batman como candidato.

Eso sí, lo bailado y los 159 millones que se llevará cada uno de ellos nadie se los quita.

Si atendemos los resultados de la más reciente encuesta de Consulta Mitofsky, el único de los cuatro partidos que no va en coalición que pasaría el corte sería MC

Temas

Lee También