Miércoles, 01 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¿Pipino le gana a “Manos de Piedra?, es un disparate

Por: José Rodolfo Castro

¿Pipino le gana a “Manos de Piedra?, es un disparate

¿Pipino le gana a “Manos de Piedra?, es un disparate

Azteca Promotions, así se llamaba la empresa boxística de Rogelio Robles, con sede en Los Ángeles, California. Pancho Rosales, manager y uno de los pilares para convertir a México en potencia mundial de la especialidad, confió aquí en Guadalajara, que el nombre Azteca Promotions, se lo había propuesto al promotor zacatecano-tapatío. 

Robles y su Azteca Promotions, hicieron época en las décadas 1970 y 1980, montó los históricos Carlos Zárate-Alfonso Zamora, Kiko Bejines-Alberto Dávila, Julio César Chávez-Mario “Azabache” Martínez, Kevin Kelley-Alejandro “Cobrita” González, entre otros muchos. 

El inmueble, casa de sus producciones, el Olympic Auditorium de Los Ángeles. 

Promocionó también la carrera del barretero de Hidalgo, José Pipino Cuevas. Por cierto, se llama Pipino, muchos aficionados aún creen que es un sobrenombre. 

Alguna mañana de enero de 1983, Rogelio Robles pasó a visitar a mi padre, Héctor Castro y Castro, a su casa por el barrio de Las Nueve Esquinas. 

Se reunían a tomar café y a charlar de las enormes posibilidades que tenían para triunfar internacionalmente las estirpes Bejines, compuesta por Francisco “Kiko”, Oscar “Negro”, David “Galán”; y Martínez, conformada por Rodolfo “Dorado”, Mario “Azabache”, Alberto “Húngaro”. Boxeadores de moda en Guadalajara y allende las fronteras, de la primera mitad de los años 1980. 

Aquel enero de 1983, Pipino Cuevas, se enfrentaría a Roberto “Manos de Piedra” Durán, en Los Ángeles, y mientras quien esto escribe, se preparaba para asistir a clases a la Facultad de Administración de la Universidad de Guadalajara, se le hizo fácil irrumpir en la amena y apasionada charla.

Ambos personajes observaron con mirada profunda a quien se atrevió a detener sus ideas. 

Casi al mismo tiempo tomaron un sorbo de su café, y escucharon mi comentario, entusiasta, que Pipino le ganaría a “Manos de Piedra” el 29 de enero. 

Rogelio Robles, sonriendo, fue quien contestó con su voz grave y pausada, que el mexicano perdería, incluso por nocaut, porque el panameño Durán, tenía mucho colmillo, muchos conocimientos, además que, Robles, conocía muy bien a Pipino, porque lo había promocionado en muchas de sus peleas. 

“Manos de Piedra”, noqueó en cuatro rounds a Pipino Cuevas. 

Lección, para medir las peleas, para trepar a cada actor en la balanza de las cualidades, los conocimientos, la experiencia. Es frío el cálculo, pero eficiente, cualquier aficionado sabía que Tyson Fury le volvería a ganar a Deontay Wilder; que Emanuel “Vaquero” Navarrete superaría a Joet González, y que Saúl “Canelo” Alvarez le ganará a Caleb Plant. Y que, en una imaginaria, Mike Tyson se presentaría como favorito para ganarle a Tyson Fury. 

Con sólo ver los récords de quienes escenificarán la pelea, ya se cuenta con la gran información para acertar en el resultado. 

Sin embargo, la espectacularidad en el boxeo es que cualquier cosa puede suceder. Como ejemplo, el nocaut de Andy Ruiz Jr., al híper favorito Anthony Joshua… Y por ahí estaré atisbando.

Temas

Lee También