Jueves, 13 de Junio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Pablo Lemus ya dio color

Por: Jonathan Lomelí

Pablo Lemus ya dio color

Pablo Lemus ya dio color

Ninguna causa había alineado tan claramente el discurso de Pablo Lemus con el de Enrique Alfaro en su disputa contra el Grupo Universidad como Iconia. ¿Por qué?     

Hasta ahora el edil tapatío había mantenido una posición cuidadosa -algunos la llamarían tibia- en el diferendo entre ambos grupos. Con hábiles movimientos de cintura había esquivado una confrontación frontal con Raúl Padilla. 

Recapitulemos algunos episodios del año pasado. Previo a la megamarcha universitaria de mayo, el Consejo Estatal de Movimiento Ciudadano Jalisco cerró filas a favor del gobernador. Asistieron alcaldes, diputados, regidores naranjas. Pero no asistieron Pablo Lemus ni Juan José Frangie. 

Pablo no asistía al cónclave emecista, pero criticaba el uso de recursos públicos en la megamarcha universitaria. Firmaba el desplegado contra el grupo político que controla a la UdeG, pero garantizaba el apoyo del Ayuntamiento a los proyectos de la Universidad. 

En septiembre, mientras Alfaro escalaba la disputa y abría nuevos frentes, Lemus invitó a Raúl Padilla a su primer Informe de Gobierno en el Parque Agua Azul. El rostro adusto y silencioso de Alfaro aquella ocasión dijo más que una hora en grabadora. 

Luego vino la FIL Guadalajara. La campaña “por una FIL sin Padilla” puso a prueba a los emecistas. La marcha fue un plebiscito de lealtades al alfarismo. Allí estuvieron todos, menos Pablo Lemus. 

Por el contrario, el alcalde tapatío calificó de “arrastrados” a los naranjas que protestaron -un episodio que después, en la convención nacional de MC, asumió como un error-. En ese momento fracturó el grupo y parecía un acto de emancipación ante Alfaro. Si bien Lemus no asistió a la inauguración de la FIL, mantuvo el discurso de que acudió a eventos “en el marco de la FIL” (pero no pisó el recinto ferial). 

La ambigüedad y la corrección política fueron su refugio, pero algo cambió en el caso Iconia. El encarcelamiento de los tres estudiantes revivió el debate sobre el espacio público en Huentitán. 

Y aquí, como un pollito que rompe el cascarón, Lemus dio color: naranjismo alfarista. La férrea defensa del alcalde tapatío del complejo inmobiliario de Iconia se ha alineado, como en ningún otro tema, al discurso de Casa Jalisco. 

¿Por qué? Propongo dos hipótesis que no son mutuamente excluyentes. 

Por un lado, Lemus debe colgarse en la solapa medallas valiosas para garantizar su candidatura a la gubernatura. Se llama pragmatismo político. 

Por otro lado, lo que no logró el reiterado manotazo del gobernador sobre la mesa, lo unieron los intereses inmobiliarios y económicos en torno a la ciudad. En eso no hay diferencias entre Alfaro y Lemus. Sólo coincidencias. 

jonathan.lomelí@informador.com.mx
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones