Viernes, 03 de Abril 2020
Ideas |

Nuevos retos de la LMB tras el fallido salinato

Por: Salvador Cosío Gaona

Nuevos retos de la LMB tras el fallido salinato

Nuevos retos de la LMB tras el fallido salinato

No son pocos los retos que enfrenta Horacio de la Vega, nuevo presidente de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en verano, pues una vez que fue dado por concluido “el salinato”, la organización a su cargo deberá resolver los pendientes que dejó su antecesor, el polémico Javier Salinas, tales como mejorar el convenio con Grandes Ligas por la venta de peloteros, sumar mayores ingresos, obtener mejores patrocinios y limpiar el torneo para evitar los casos de dopaje, sobre todo rumbo a los próximos Juegos Olímpicos y la puesta en marcha de la temporada 2020 de la LMB en abril próximo.

Sin duda el reto es mayúsculo para el ex atleta, quien ha iniciado su gestión en forma prudente y humilde, justo lo contrario de su antecesor quien desde su llegada evidenció su alevosa forma de manejarse pretendiendo incluso tomar ventaja de su posición y con base en engaños y manipulaciones, proclamarse dueño de la Selección Nacional de Beisbol tomándose atribuciones que no le correspondían, hasta que le pusieron un alto.

Habrá que recordar que si bien había provocado el enojo y la irritación de algunos directivos de clubes de béisbol y dirigentes, fue el Director de la Oficina de la Presidencia para la Promoción y desarrollo del Beisbol en México (Probeis), Édgar González Sabín, quien se vio obligado a ponerle un “hasta aquí” retirando los apoyos de la institución a su cargo a la LMB, al grado que le dirigió un enérgico comunicado a través del cual le expresaba su preocupación “por la mala relación que se tenía con la Major League Baseball (MLB), la discordia imperante con varios dueños de equipos de la LMB y la inflexibilidad en el actuar con respecto a las actividades tendientes a generar armonía con la Liga Mexicana del Pacífico y sus nuevos integrantes”.

En este contexto se retiraron los apoyos para los proyectos de la Liga Mexicana de Beisbol o cualquier propuesta de crecimiento o fortalecimiento de ese organismo, y la consecuencia como es de todos conocida, fue la separación del cargo concluyendo así el “salinato”, que habrá de recordar también, el mayor problema que detonó en ese período fue cuando un diario nacional desveló que Javier Salinas firmó un contrato entre la LMB y la Major League Baseball, en el que los equipos integrantes de la Liga Mexicana a su cargo no obtendrían pago por firma de jugadores que hubieren estado bajo contrato con el correspondiente equipo de la LMB por menos de un año y tuviesen menos de dos años residiendo en México, lo que evidentemente iba en perjuicio de peloteros y clubes mexicanos.

Otra acción totalmente reprobable la condujo en contubernio con el presidente de la Federación Mexicana de Beisbol (FMB), Enrique Mayorga, cuando juntos intentaron dar un albazo anunciando un listado que presuntamente era el oficial de la Preselección mexicana que participaría en el Premier12, causando  el rechazo y reclamo de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) que preside Omar Canizales, y de alguna forma también la llamada de alerta de “Probeis”, generando la integración de un comité deportivo para ser el que tomase las decisiones en torno a la Selección Nacional.

El polémico Javier Salinas no sólo se inmiscuyó en asuntos del equipo nacional, sino también en la mercadotecnia al comercializar productos como el jersey y la gorra, (que llevaban el logotipo de la LMB y no el de la Federación), con una empresa de menor impacto que la que ya estaba impulsando a la mayoría de los equipos con mayores beneficios, provocando serio malestar de los directivos de ambas Ligas y de la propia federación. Por si fuera poco, aperturó una cuenta en redes sociales (Twitter) que hacía pasar como el canal oficial de comunicación social generando confusión y engaño a los usuarios de redes. —No está de más mencionar que ni los contratos ni la cuenta en Twitter se pudieron cancelar—.

En contraparte, el nuevo titular de la LMB ha llegado con total humildad, aceptando ayudas y consejos, reconociendo que en el contexto de su arribo a la dirigencia de la Liga tuvo poco margen de acción para conseguir patrocinios y por el momento solo tiene recursos para operar  los primeros tres meses del año, por lo que está abocado a la tarea de buscar la manera de que los clubes sigan financiando a la LMB, ésta se fortalezca, recaude más dinero y pueda ser autosuficiente.

Entre sus retos también estará demostrar que fue acertada su designación, otorgarle a Fernando Valenzuela total libertad para que desempeñe la función de Alto Comisionado que ostenta en la organización, acorde a su capacidad y trayectoria, y que tendrá la pericia de conciliar la relación entre la LMB y la LMP que tan dañada quedó tras el salinato.

Bambinazos61@gmail.com
@salvadorcosio1

 

Temas

Lee También