Martes, 30 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

“No hay quinto malo”

Por: Jaime García Elías

“No hay quinto malo”

“No hay quinto malo”

La respuesta de público, numeroso y cálido, muy receptivo, predispuesto para el aplauso, para el quinto programa de la Tercera Temporada 2021 de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), con el director asistente Enrique Radillo al frente del ensamble, la noche del jueves en el Teatro Degollado, convalidó el adagio de que “no hay quinto malo”. Poco importó para ello que en el programa no hubiera ninguna obra de las que ordinariamente constituyen imán de taquilla.

Abrió la velada “La Noche y el Amor”, de Augusta Holmes, compositora francoirlandesa de fines del Siglo XIX. Se trata del breve interludio orquestal de una ambiciosa oda-sinfonía inspirada tanto en un cuadro homónimo, alegórico y bucólico, de Puvis de Chavannes, como en el ideal de Wagner que buscaba conjuntar sus obras la ópera, la sinfonía y el oratorio. El tema de la pieza es apacible -cantabile, se diría-; crece, se desarrolla y se resuelve a base de agradables y relativamente simples elementos melódicos y armónicos.

La “Suite Checa”, de Dvorak, que incluye tres hermosas danzas tradicionales checas - Polka, Sousedska y la efervescente Furiant- y dos movimientos basados en temas populares de su campiña bohemia, generó las primeras manifestaciones espontáneas del público, que aplaudió al final de cada uno.

Cerró la velada con “Variaciones y Fuga sobre un Tema (del primer movimiento de la Sonata para piano en La, K. 331) de Mozart”, de Max Reger. El compositor alemán (1873-1916) se consideraba continuador de la tradición musical romántica, de Beethoven y Brahms particularmente, aunque incorporaba en su obra -abundante, variada... aunque, salvo excepciones, no muy conocida- las armonías extendidas características de Liszt y Wagner, precursores del modernismo. La obra programada -quizá la más popular de Reger- presenta inicialmente el tema, lo desarrolla en ocho variaciones -como su nombre lo indica- y lo resuelve con una fuga que a su vez culmina con una poderosa y brillante reexposición del tema principal a cargo de los metales.

Enrique Radillo, en el pódium, bien secundado por un ensamble disciplinado y maduro pese a la juventud de la mayoría de sus integrantes, cumplió con una dirección eficiente, cuidadosa de las dinámicas y del equilibrio de secciones, especialmente en la brillante fuga final de Reger.

El programa, como de costumbre, se repite este domingo, en la misma sala, a partir de las 12:30 horas.

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También