Miércoles, 29 de Enero 2020
Ideas |

Municipios, los territorios perdidos

Por: Diego Petersen

Municipios, los territorios perdidos

Municipios, los territorios perdidos

Dicen que el agua siempre reconoce y sigue el camino más fácil; el crimen organizado también. Los municipios son el eslabón más débil de la cadena de seguridad y por ahí comienza la maña a controlar los territorios. Eso no quiere decir que en los niveles estatal y federal no haya corrupción o funcionarios puestos por o con el crimen organizado, ni tampoco que no tengan jueces, magistrados y diputados a su disposición, sino que, en la estrategia de control de territorios que prevalece hoy como parte fundamental del esquema delictivo, tener en sus manos a los municipios y sus cuerpos de seguridad es fundamental y paradójicamente, lo más sencillo.

Son muy pocos los municipios en el país que realmente tienen capacidad para tener cuerpos de seguridad que puedan poner cara a una pandilla o grupo armado de tamaño medio, pues detrás de esta está el apoyo del gran cártel. En Jalisco, de los 125 municipios ninguno, salvo quizá Guadalajara y Zapopan, tiene capacidad para controlar su territorio. Otros, los medianos, podrán defenderse más o menos, pero con zonas perdidas. La mayoría simplemente no puede. Más aún, muchas veces la baja incidencia delictiva lejos de ser una señal de ejercicio del poder por parte de las autoridades es todo lo contario, es un signo de que el crimen organizado ha terminado por tomar el control e imponer un orden propio.

Tonalá es un claro ejemplo de la incapacidad institucional y el fracaso de las policías municipales

Tonalá es un claro ejemplo de la incapacidad institucional y el fracaso de las policías municipales. No sólo han cambiado de comisario tres veces en 14 meses, sino que estos cambios han sido impuestos por las lógicas del crimen organizado. El primero renunció y luego fue levantado por las mafias locales; el segundo fue removido luego de un extraño asalto a la armería de la policía municipal. La única esperanza que tienen los ciudadanos de Tonalá a estas alturas del partido, después del fracaso en seguridad de cinco administraciones seguidas, es que las cosas no empeoren y eso, tristemente, se ve difícil.

El diagnóstico parece estar claro: los municipios tal y como están actualmente regulados por el 115 constitucional, son incapaces de asegurar el control del territorio. Llevamos doce años discutiendo si deben crearse Policías únicas a nivel estatal, coordinaciones metropolitanas, Policías regionales, etcétera, pero no hemos avanzado un ápice, pues lo que construye una administración la destruye la siguiente. En tanto el único que avanza a sus anchas es el crimen organizado.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También