Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Mozart para el “desempance”

Por: Jaime García Elías

Mozart para el “desempance”

Mozart para el “desempance”

La Orquesta Filarmónica de Jalisco incluyó la Sexta y la Novena sinfonías de Mahler, con excelente respuesta de público, en su segunda temporada 2018. Ahora, para el cuarto programa del ciclo, la noche del jueves en el Teatro Degollado, invitó al dúo de Christine Gerwig y Efraín González Ruano, a su hijo Alejandro, de 11 años, y al director español Ricardo Casero Garrigues, y programó el Concierto para tres pianos No. 7 en Fa mayor, KV 242, y el Concierto para dos pianos No. 10 en Mi bemol mayor, KV 365, ambos de Mozart, para la primera parte de la velada, y el poema sinfónico No. 11, “La Batalla de los Hunos”, de Liszt, y “La Victoria de Wellington” Op. 91, de Beethoven, para la segunda.

Sala casi llena, como resultaba previsible por lo atractivo del programa y por tratarse de gente de la casa. El Concierto para tres pianos fue un agasajo por la amenidad de la partitura, la solvencia y el acoplamiento de los solistas, la pulcritud de la batuta y la excepcional ocasión de presenciar y escuchar en vivo la interpretación de esa obra.

Del Concierto para dos pianos había un antecedente que debe datar de unos 20 años. La versión de Christine y Efraín fue espléndida: correspondió al prestigio adquirido y los lauros conquistados por la pareja de pianistas en muchas de las principales salas europeas.

Como postre, la familia en pleno –incluida la pequeña Valeria, hermana menor de Alejandro– obsequió como encore una deliciosa pieza para piano… a ocho manos.

Las dos obras de la segunda parte, brillantes, muy del gusto mayoritario, no por accesibles o por ser calificadas como “caballos de batalla” carecen de exigencias. Aunque pudiera pensarse que cualquier charanga se atrevería con ellas y sin demasiado esforzarse conseguiría calificación aprobatoria, para ofrecer una versión como Dios manda –valga la expresión–, a tono con la inventiva de Liszt (“La batalla de los Hunos”) y el genio de Beethoven (“La Batalla de Wellington”), hacen falta una orquesta poderosa, madura, y una batuta criteriosa y exigente. La Filarmónica de Jalisco y Casero Garrigues estuvieron, con creces, a la altura de las circunstancias.

El programa se repite este domingo, en la misma sala, a partir de las 12:30 horas.

Temas

Lee También

Comentarios