Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

Miguel Hidalgo, orfandad electoral

Por: Salvador Camarena

Miguel Hidalgo, orfandad electoral

Miguel Hidalgo, orfandad electoral

El pragmatismo más barato ha condenado a los habitantes de la delegación Miguel Hidalgo a un escenario donde podrían no tener una opción digna en la boleta el próximo 1 de julio.

Andrés Manuel López Obrador, o quien en su nombre tome las decisiones de las candidaturas, pasó por alto los múltiples cuestionamientos que hay sobre Víctor Hugo Romo y decidió que ese exdelegado fuera el candidato a jefe delegacional o alcalde, como gusten llamarle, por Morena.

Votar por Romo sería premiar el más ramplón clientelismo, las chapuzas en obras públicas, sospechosos permisos a empresarios inmobiliarios y, en una palabra, l a arrogancia de alguien cuyo doble discurso resultaba tan evidente como cuando presumía que privilegiaba la movilidad en bicicleta, pero la suya viajaba en la parte posterior de su camioneta.

En el debate que sostuvieron en el Club de Industriales hace casi tres años cinco candidatos a presidir la Miguel Hidalgo, los abucheos a la gestión de Romo fueron contundentes. Aunque él haya ganado una diputación para irse a la Asamblea capitalina, es claro que quien perdió la demarcación no fue David Razú, sino Romo. A él fue a quien verdaderamente castigó el electorado.

López Obrador, o quien tome en su nombre las decisiones de candidaturas, aceptó un plato de lentejas provocando que su elegida al gobierno de la Ciudad de México perdiera a una gran aliada como era, hasta hace unas semanas, Xóchitl Gálvez.

Xóchitl era particularmente valiosa de cara a uno de los principales cuestionamientos a Morena. Incorporar a la hidalguense habría ayudado, para empezar, a desmontar el cuestionamiento de que los morenos capitalinos son sectarios. Digo a nivel local porque en el plano nacional uno diría que más bien se ha pecado de lo contrario: cuál sectarismo con tanto personaje cuestionable que va premiando aquí y allá Andrés Manuel, o quien en su lugar resuelva candidaturas y/o invitaciones a gabinetes.

Otra aportación de Xóchitl habría sido en el plano de oferta de gobierno, hablado como estaba entre ellas que la ingeniera podría haberse incorporado al eventual gabinete de Claudia Sheinbaum para apoyar en la gestión de los problemas de la ciudad.

Pero llegó AMLO, o quien tenga el lápiz para palomear las candidaturas en Morena, y decidió que preferían jugársela con un malo conocido que con un bueno por conocer.

¿Pues no que muy seguros de ganar sí o sí en la ciudad? Los votantes de la MH no necesariamente comulgan con tan pobre, democráticamente hablando, visión del futuro.

Sin embargo, el panorama luce poco prometedor. El llamado Frente podría postular a la diputada Magui Martínez Fisher, una chica trabajadora pero capturada por los intereses de su padrino: Jorge Romero.

Votar por Magui significaría entregar la MH a un estilo de gobernar (es un decir) que hace de los negocios y del desdén a la ciudadanía su marca, como se ha visto desde hace años en la Benito Juárez.

Ese es precisamente el gran defecto del Frente: es un pacto entre perredistas y panistas para taparse los unos a los otros, para repartirse zonas de la ciudad sin exponerse o minimizando la posibilidad de exponerse (ellos suponen) al escrutinio ciudadano.

Si la opción llega a ser entre Romo y Romero la jornada electoral será fúnebre para la demarcación que sabe que esas dos opciones hipotecan el futuro, que surgen de la política que compra apoyos y que serán sostenidamente refractarias a la participación (libre) de los ciudadanos.

Falta mucho para la elección. Y a veces hay sorpresas. El panorama de la MH, empero, hoy luce sombrío.

Temas

Lee También

Comentarios