Martes, 19 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Mes de la patria

Por: Luis Jorge Cárdenas Díaz

Mes de la patria

Mes de la patria

Septiembre, mes de la Patria, nos invita a hacer un examen de conciencia ciudadana, reflexionar sobre nuestra identidad y nuestra raza; se impone la necesidad de repasar nuestras actitudes y hacernos la pregunta, ¿qué tan mexicanos somos?

Ser mexicano no es lanzar cohetes el 16 de septiembre ni colocar banderitas en nuestro vehículo motriz. Poco a poco hemos ido perdiendo la conciencia de nuestra procedencia histórica y, parece ser que más que buscar una identidad con nuestro entorno socio económico y nuestras raíces, destruimos los más sagrados valores éticos y naturales que hemos heredado. No es suficiente que en la escuela primaria se nos inculque el amor al Lábaro patrio, ni se nos imponga como ejemplo a los Niños héroes con algo de historia y mucho de leyenda y otros próceres de dudoso amor a la Patria. 

El choque de la realidad social que experimenta el niño cuando crece, que recibió una educación idealizada, de un México que no existe, es brutal; la destrucción de los valores éticos de la juventud, cuando se enfrena con la realidad de la dura lucha por la vida, aniquila sus más limpios pensamientos.

El Estado como rector de la educación, tiene la obligación de ilustrar al individuo en la auténtica realidad nacional, de ubicarlo en su entorno social, de arraigarlo en su Patria, de sacarlo de su culpable estado de pupilo, de vivir de las migajas que le da el Gobierno para comprar su voto. Ese Estado que radica en la incapacidad de servirse de su propio entendimiento sin tutela.

Las clases  proletarias intentan emigrar buscando bienestar económico para sus familias y no hay rectoría que sea capaz de retenerlos arraigados a su miserable terruño. Están primero la satisfacción de las necesidades elementales de supervivencia que el amor a la Patria, a una patria que no le da la oportunidad de trabajar para comer. 

Las juventudes de las clases medias se solazan con la estridente música pop importada, ejecutada por payasos tatuados y  pintarrajeados ataviados con ridículos disfraces para dar la impresión de liberación y desenfreno, de protesta contra la sociedad que no supo educarlo; desahogan sus rencores a falta de otros satisfactores que están sólo al alcance de la burguesía, la clase alta y la aristocracia, que disfrutan de los bienes de consumo, de la calidad y variedad de las excelencias de importación. 

La injusta distribución de los beneficios de la revolución Mexicana y los últimos gobiernos que la han empeorado se han encargado de aniquilar la conciencia ciudadana. Lo único que nos puede ayudar a sobrevivir y sobrellevar las crisis económicas y financieras recurrentes, es el ingenio del mexicano, que se sirve de su propio emprendimiento para no sucumbir y sentirse arraigado a su Patria. Ser mexicano es entregar nuestro entusiasmo, nuestro ingenio, y nuestra fe, dirigidos hacia un fin común: trabajar, para que las futuras generaciones hereden un país  nuestro, más seguro, menos endeudado, menos corrupto, más democrático, alejado de las drogas y su tan funesto como lucrativo tráfico, porque al fin y al cabo en ningún otro lugar del mundo se vive mejor que en México. ¡Viva Méxicooo!

luisjcardenas2@hotmail.com

Temas

Lee También