Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 17 de Agosto 2018
Ideas |

Martínez Espinosa y la coyuntura en el PAN

Por: Enrique Toussaint

Martínez Espinosa y la coyuntura en el PAN

Martínez Espinosa y la coyuntura en el PAN

Se definió el martes pasado, con Ricardo Anaya -precandidato presidencial del Frente-, Miguel Ángel Martínez Espinosa será el candidato a la gubernatura del PAN en Jalisco. En una reunión en donde participaron Octavio Esqueda, Miguel Ángel Monraz, los hermanos Cortés, Santiago Creel y el actual presidente del PAN, Damián Zepeda, la cúpula de este partido decidió apostar por el dirigente estatal para competir en 2018. Atrás quedaron otros nombres: Elías Iñiguez que contaba con el beneplácito del propio Anaya y que gustaba en el alfarismo; Felipe Romo-diputado local- que al principio parecía convencido de “jugar” la gubernatura, pero que luego declinó sus aspiraciones y otros como Abraham González Uyeda o José Medina Mora, ex presidente de Coparmex, que no aceptaron la invitación.

El debate al interior del PAN se vertebró en torno a dos posiciones: quienes consideraban que el blanquiazul tenía que mandar un candidato que se entendiera bien con Enrique Alfaro y quienes, por el contrario, creían que el PAN tenía que apostar por un perfil que no satisficiera del todo a quienes son sus aliados en muchos municipios, pero no en la candidatura al Gobierno del Estado. Ante esto, una de las condiciones que puso la famosa mesa que controla el PAN Jalisco, es que quien fuera el candidato del PAN a la gubernatura no daría un paso al costado a la mitad de la campaña. Nada de declinar a favor de Alfaro a media contienda. Es decir, aunque Alfaro lo pida-tenemos el antecedente con el PRD y el PAN en 2012-, la idea es que Miguel Ángel Martínez Espinosa llegue hasta el último día. Por cierto, Enrique Alfaro llevó a Ricardo Anaya del CUCEA a su hotel en el poniente de la ciudad, pero no estuvo en la reunión donde se decidió la candidatura de Martínez Espinosa.

La coyuntura es endiablada para el PAN. Y es que, de acuerdo con la mayoría de las encuestas, Acción Nacional va a su peor resultado en Jalisco en más de medio siglo. El fin de semana, los panistas terminan de amarrar las candidaturas a las presidencias municipales en la Zona Metropolitana de Guadalajara, en donde Zapopan y Guadalajara serán encabezadas presumiblemente por externos, pero la expectativa es que el PAN podría colar entre uno y dos regidores. No más. Sólo competirán Tlaquepaque en la alianza que hicieron en torno a la reelección de María Elena Limón. Por ello, la candidatura de Martínez Espinosa levanta pocas expectativas.

Y un condicionante adicional: Ricardo Anaya ha demostrado, por activa y por pasiva, que sus aliados en Jalisco se llaman: Enrique Alfaro y su movimiento. Lo vimos en la visita del martes, Anaya tuvo más coordinación y empatía con los naranjas que con su propio partido. Si analizamos el auditorio del CUCEA, quien llevó mano para definir invitados fueron las autoridades de la Universidad de Guadalajara y los principales liderazgos de MC. Más de un panista se queja de la gestión que ha hecho del actual proceso el ex presidente del PAN, en donde su obsesión con la alianza en Jalisco lo llevó a intervenir en reiteradas ocasiones y excluir al PAN de muchas negociaciones.

El PAN enfrenta un escenario muy complejo. Miguel Ángel Martínez Espinosa será el candidato a la gubernatura, pero parte de una posición muy débil, con poco respaldo de su partido en la Ciudad de México y con un rival electoral que a la vez es su aliado en muchas elecciones municipales, en el Congreso y en la carrera por la Presidencia. Así de confuso está el panorama rumbo a los comicios del primero de julio.

Temas

Lee También

Comentarios