Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Agosto 2019
Ideas |

Los tontos mueren

Por: Pablo Latapí

Los tontos mueren

Los tontos mueren

Siempre hemos sospechado que detrás de las inflexibles barreras de Estados Unidos para impedir la migración ilegal hay trampa, y más que barreras en realidad son filtros que a lo largo del camino y específicamente ya en el cruce fronterizo depuran y dejan en el camino a los menos capaces, los más débiles, y al final del día permiten únicamente la entrada a su territorio de los más aptos.

Imagine la migración de centroamericanos y mexicanos buscando llegar a la frontera con Estados Unidos como una gran competencia. Son miles las personas que manejan la “fantasía” de que es relativamente fácil llegar a las calles del vecino del Norte, conseguir un buen trabajo, ganar dinero en dólares, y mejorar sustancialmente sus condiciones de vida. La gran mayoría proviene de regiones o lugares muy castigados social y económicamente (ahora amenazados por las mafias violentas y el crimen organizado), y  generalmente tienen algún pariente o conocen a alguien que emprendió la aventura del sueño americano y “la hizo”: gana en dólares, vive relativamente tranquilo cuidándose de la “migra” (Agentes de Aduanas y Protección Fronteriza) y se da una buena vida consumiendo productos americanos y disfrutando del “american way of life”.

Difícilmente piensan en los miles, la gran mayoría, que se quedaron tirados a lo largo del camino, generalmente absorbidos por la economía local de ciudades o regiones mexicanas con trabajos miserables y que viven en condiciones similares o peores a las que tenían en sus lugares de origen.

A lo largo del peregrinar hacia la frontera, los migrantes van encontrando los filtros naturales de un territorio bravo como el mexicano; autoridades extorsionadoras y corruptas, territorios agrestes, malandrines y bandas de traficantes de personas que suelen explotarles y sacarles hasta el último centavo con la promesa de cruzarles.

Ya entonces para llegar a la frontera los contingentes se ven disminuidos.

Y después viene el reto de cruzar la línea fronteriza y llegar a alguna ciudad norteamericana.

Ese es el mayor filtro; donde más se quedan. Cada día es más complejo y complicado cruzar sea físicamente “brincando la línea” en lugares despoblados, o contratando polleros para el cruce.

Ahí es donde sólo los más hábiles, los menos vulnerables, logran cruzar. Atrás se quedan mujeres, niños y personas mayores. Los que cruzan son auténticos emprendedores, hombres con capacidad física e intelectual para enfrentar esos últimos retos del camino.

¿Quiénes pasan? Los mejores.

“Los Tontos Mueren”, parafraseando la extraordinaria novela de Mario Puzo sobre Las Vegas.

Y obviamente en Estados Unidos están felices con esa descalificación casi natural; llegan a sumarse a su fuerza laboral personas que por muy bajos salarios, y sin dar problemas, asumirán empleos y tareas que ni los mismos norteamericanos quieren realizar.

Los demás se fueron descalificando solos a lo largo del camino.

Suena lógico, ¿no? y además es la forma en que Estados Unidos se ha hecho grande.

(platapi.en.i@hotmail.com)

Temas

Lee También

Comentarios