Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Agosto 2019
Ideas |

Los riesgos de la Guardia Nacional 

Por: Rubén Martín

Los riesgos de la Guardia Nacional 

Los riesgos de la Guardia Nacional 

En contra de lo que ofreció en campaña, rompiendo promesas y dando un giro de 180 grados a sus posturas anteriores el nuevo partido gobernante, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), prepara su aplanadora para sacar adelante la reforma constitucional que permite la creación de la Guardia Nacional.

A lo largo de su campaña por la Presidencia, incluso antes como precandidato, Andrés Manuel López Obrador criticó en varias ocasiones la estrategia de usar a las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. El 28 de marzo de 2017, en Nuevo Laredo López Obrador, criticó la declaración de “guerra” de Calderón a la delincuencia y su decisión “absurda y criminal” de recurrir al uso indiscriminado de la fuerza militar que “en vez de resolver el problema, lo empeoró” (Proceso, 28 marzo 2017).

Alfonso Durazo, secretario de Seguridad, dijo el pasado martes a diputados federales que el tema de la Guardia Nacional ha sido el más debatido al interior del Gobierno de López Obrador, y añadió que desde el periodo de transición “exploramos todos los escenarios imaginables para construir una solución al problema de la inseguridad en el país”, dijo y al final admitió que no encontraron otra salida que echar mano de una Guardia Nacional con personal militar. La Guardia Nacional arrancará con 35 mil soldados, ocho mil marinos y cerca de 10 mil policías federales.

López Obrador y Morena llevan prisa para sacar los cambios constitucionales que permita crear esta nueva fuerza armada. El jueves por la noche, la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, dominada por Morena, aprobó el dictamen de las reformas constitucionales. En el dictamen se permite que las fuerzas armadas puedan realizar labores de seguridad pública e incluso está planteado que la Guardia Nacional sea a la vez ministerio público para indagar cualquier delito, incluso los delitos de fuero común.

Las críticas no se han hecho esperar. El colectivo Seguridad sin Guerra denunció que la propuesta de Morena ignora las recomendaciones de organismos de derechos humanos de México y del mundo que proponen limitar la participación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública, y que con esta propuesta se ignora “la evidencia acumulada durante los pasados dos sexenios de atrocidades” cometidas por estas fuerza militares: “La creación de la Guardia Nacional representa la institucionalización de un régimen militar en la política de seguridad pública del país”.

La propuesta de Morena para crear la Guardia Nacional no sólo es un incumplimiento de las promesas que ofreció a la sociedad, además implica riesgos de enormes consecuencias para la sociedad mexicana, pues concentra el mando militar y policiaco del país en la cúpula militar, por más que digan que es una institución “híbrida” donde tendrán cabida los mandos civiles.

Imponer la Guardia Nacional es poner la seguridad del país en las mismas instituciones que han sido corresponsables de la masiva violencia organizada que sacude a la sociedad mexicana. Y se ignoran riesgos mayores: ¿qué pasaría si en los siguientes años el mando militar tuviera diferencias con el mando civil? En este escenario los militares ya tendrán concentrado el uso de todas las fuerzas de seguridad del país. La Guardia Civil militarizada no debe ser aceptada.

Temas

Lee También

Comentarios