Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018
Ideas |

Los banqueros y AMLO: del miedo a la resignación

Por: Luis Miguel González

Los banqueros y AMLO: del miedo a la resignación

Los banqueros y AMLO: del miedo a la resignación

Andrés Manuel López Obrador nunca será el candidato favorito de los banqueros. Es más: nunca será su second best. Su primera opción era/es Meade y la segunda era/es Anaya, pero las cosas no están pasando de acuerdo a su plan A ni a su plan B. Los banqueros no entienden por qué la pugna entre Meade y Anaya ha llegado al punto en el que está. Muchos de ellos están desconcertados y también enojados: “el diálogo entre el PRI y el PAN fue un factor de estabilidad durante casi tres décadas”, me explicaba un banquero con una risa que por momentos parecía  llanto, “una gran bronca entre ellos nos lleva a la dimensión desconocida”, concluía.

Por eso empiezan a ver con otros ojos a AMLO. No están entusiasmados, por supuesto, pero tampoco empanicados. En los pasillos del Hotel Princess se habla de “ya saben quien” con naturalidad. Es el candidato que encabeza las encuestas y esperan que haga una propuesta moderada en materia de política económica. Cuando se habla de “ya saben quien”, lo hacen en voz baja, eso sí: Resignación es la palabra que define su estado de ánimo.

Trabajaremos con quien gane, dijo Marcos Martínez, presidente de la Asociación de Bancos de México, en el encuentro con periodistas en Acapulco. “Eso lo hace nuestra industria en todo el mundo, no tiene que ver si es de izquierda o de derecha... no queremos anticipar nada ni decir que un gobierno de izquierda o de derecha es mejor para que trabaje la banca”.

Resignación. El diccionario lo define como la aceptación con paciencia y conformidad de una adversidad o de cualquier estado o situación perjudicial. ¿Es AMLO una adversidad para los banqueros? En más de un sentido, sí. López Obrador representa un riesgo en la medida en que puede cambiar las reglas del juego para los banqueros. Es un riesgo que podría convertirse en una situación perjudicial, pero más vale reconocer la capacidad de adaptación de los banqueros. Pocos sectores están mejor calificados para trabajar en condiciones de incertidumbre mayor, además son maestros en el arte de la proyección de escenarios futuros. Están preparándose para lo que viene.

En este gremio, el tabasqueño no podría constituir un club de fans, pero tampoco lo necesita. El voto de un banquero vale lo mismo que el de un campesino y es mucho más complicado de conseguir. Su ventana de oportunidad está en la posibilidad de establecer una relación de respeto que genere certidumbre. Los banqueros esperan que el candidato de Morena envíe un mensaje donde se comprometa con la autonomía del Banco de México, con la disciplina fiscal y a favor de dar continuidad en algunas de las reformas estructurales, en particular la energética. Sus propuestas en materia de combate a la corrupción y en favor de la seguridad también serán escuchadas con mucha atención. En el mapa de preocupaciones del sector empresarial, estos dos asuntos ocupan un lugar casi tan alto como la agenda económica “tradicional”.

La banca trabajará con quien gane porque se trata de una actividad intensiva en relaciones con el gobierno. Los servicios bancarios  son una de las industrias más reguladas en México y en el mundo, por ello es extremadamente vulnerable a las decisiones de la autoridad. Nadie puede dudar de la fortaleza económica de la banca, pero esa fortaleza tiene límites y lleva un asterisco: no puede ser abiertamente rebelde frente a las autoridades. La banca ha invertido mucho dinero en México y será prudente para cuidar sus inversiones

Temas

Lee También

Comentarios