Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 24 de Marzo 2019

Ideas

Ideas |

López Obrador y la Guerra de las Galaxias

Por: Jorge Zepeda Patterrson

López Obrador y la Guerra de las Galaxias

López Obrador y la Guerra de las Galaxias

Si esto fuera la Guerra de las Galaxias, no tengo duda de que la fuerza estaría del lado de López Obrador. Por desgracia eso no asegura la victoria. Pero al menos el hecho de plantearse un Gobierno a favor de los desprotegidos y los que menos tienen en un país con tanta desigualdad e injusticia, y en contra de los corruptos y de todos aquellos que por vía del abuso y los privilegios se han enriquecido obscenamente, coloca al Presidente del lado correcto de la historia, al menos en términos éticos.

Ahora bien, “estar del lado correcto de la historia” no es una patente de corso para cometer imprudencias, innecesarias muchas de ellas, que hacen más accidentado el camino y más desgastante la travesía. En ocasiones López Obrador me hace pensar en el polemista que maneja la tesis correcta o más razonable, pero a veces usa los argumentos equivocados.

No hay motivo, por ejemplo, para presentar ternas en las que se incluyen candidatos cercanos al Presidente o a los suyos, en obvio conflicto de intereses, y traicionan el espíritu de independencia con el que fue creado este mecanismo de selección. Tiene toda la razón López Obrador cuando advierte que en muchos casos los consejeros y representantes de los llamados organismos autónomos son personeros de intereses políticos y de la iniciativa privada. Pero esta crítica pierde toda su validez si van a ser sustituidos por personeros propios o simpatizantes conspicuos de Morena. Un engaño no se subsana con el engaño opuesto. El innegable esfuerzo de moralizar y dignificar el servicio público, en el que está inmerso el Presidente, resulta seriamente dañado. En materia de dispendios y corrupción AMLO se ha propuesto dar un ejemplo con su austeridad personal. También podría hacerlo en materia de imparcialidad. En otros casos López Obrador fue capaz de convocar a profesionales respetados que no pertenecían a su corriente política ni estaban asociados a sus intereses (por ejemplo Olga Sánchez Cordero, ahora en Gobernación, para no ir más lejos). No habría razón para no encontrar gente valiosa en las áreas de competencia correspondiente, comprometidos con México y con la ética.

Tampoco encuentro sentido en mantener este permanente afán de legitimación moral mediante la reiterada aunque vaga acusación contra “malosos” del pasado. Si se tienen pruebas habría que llevarles a juicio, pero no desgastarse en infiernillos cada tres días con acusaciones que luego tienen que ser matizadas. Eso sólo lleva a perder autoridad moral (resultó que la mitad de los señalados por el director de la CFE no han tenido negocios con empresas del sector energético como se había dicho). Y exhibirlos por ocupar puestos directivos en los gobiernos de Salinas, Zedillo o Calderón constituye un argumento bumerán cuando varios de los miembros del gabinete fueron colegas de los aludidos.

Entiendo que políticamente pueda ser rentable producir el villano de la semana o encontrarle nuevos pecados al de la semana anterior. Pero es una ganancia efímera, a menos de que vayan sustentados con juicios legítimos. Es una fórmula que se agota rápido y tiene el inconveniente de fomentar un ambiente propicio al linchamiento verbal, además de multiplicar los frentes de batalla, algo que no es útil a quien intenta ser presidente de todos los mexicanos.

Es tal la convicción de López Obrador de estar haciendo lo correcto, que corre el riesgo de no darse cuenta de sus incorrecciones en su afán de hacer lo correcto. Entiendo el viejo argumento de que para hacer una omelete se necesita romper algunos huevos; pero no veo el caso de romper también los platos o los huevos que no nos vamos a comer.

Lo que más me preocupa es que estos incidentes ofrecen a los detractores y a muchos de los paseantes distraídos en las redes sociales material para confundir lo anecdótico con lo importante.  El Presidente le ha propuesto a la nación dar un vuelco histórico ante los insostenibles niveles de corrupción y desigualdad que padecemos; es un objetivo épico, ambicioso y urgente y a todos nos convendría que su Gobierno sea eficaz para atacar esta agenda tan olvidada. Por lo mismo, es lamentable que pierda tiempo y reciba machucones innecesarios en estas batallas fútiles e innecesarias.

El Presidente no va a cambiar a la que llama prensa fifí simplemente porque la critique, ni se defenderá de los ataques descalificando a sus enemigos. Sería mucho mejor concentrar la atención para que los actos y dichos de cada día sean congruentes con la importantísima misión que se ha propuesto: hacer de México un país menos corrupto y desigual. Y para ello nada sería mejor que dedicarse a lo que mejor hace, predicar con el ejemplo.

@jorgezepedap

Temas

Lee También

Comentarios