Martes, 02 de Junio 2020
Ideas |

López-Gatell capoteó la embestida de Alfaro

Por: Jaime Barrera

López-Gatell capoteó la embestida de Alfaro

López-Gatell capoteó la embestida de Alfaro

El científico Hugo López-Gatell ha aprendido rápido de las lides políticas a las que fue lanzado de un día para otro por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, al convertirlo en el titular de esa especie de su rueda de prensa mañanera, pero que inicia todos los días a las siete de la tarde para informar los saldos de la pandemia del COVID-19 y las acciones para tratar de reducir los contagios en México.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud ha borrado prácticamente del mapa a su jefe, el titular de la Secretaría de Salud del gobierno federal, el septuagenario Jorge Carlos Alcocer. 

Al igual que en el sexenio de Felipe Calderón se repuso de un desplazamiento por las fallas en las que incurrió en el manejo de la epidemia nacional de la influenza AH1N1 hace once años, López-Gatell superó el nerviosismo inicial con el que salió a la palestra y los derrapes conceptuales en los que ha incurrido al tratar de mantener el rigor técnico y no contradecir a AMLO, su jefe al que tardó al menos dos semanas en convencerlo de la gravedad de la contingencia sanitaria.

Este epidemiólogo aguantó estoico la tormenta de críticas que desató luego de tratar de justificar que el Presidente siguiera dando saludos de mano, abrazos y besos, cuando ya muchos gobiernos estatales habían implementado medidas de aislamiento y distanciamiento social por el COVID-19, y se pasó de listo al hablar que el poder de López Obrador era “moral” y no de contagio. Y que mejor sería que se infectara para que quedara inmune y así continuar sus agendas sin pendiente.

Lo que no mata fortalece, y así López-Gatell se sobrepuso a las aguerridas voces que pedían su renuncia, y se afianzó como el líder de la estrategia federal ante la emergencia sanitaria, que ha ido recuperando terreno y corrigiendo los titubeos y tardanzas iniciales.

Un paso más para consolidar ese liderazgo lo dio el miércoles que sin mencionarlo por su nombre, ni enganchándose en la provocación de ser un eventual “traidor a la patria” si su rechazo a las pruebas rápidas era para “cuidar la estadística”, el subsecretario respondió al reclamo del gobernador Enrique Alfaro por el presunto bloqueo de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) al paso de esos test rápidos para la detección del coronavirus.

López-Gatell sacó el capote y no sólo salió ileso, sino fortalecido de la embestida que intentó Alfaro con toda la fuerza y proyección que ha recuperado por el manejo, más que promocionado, de la pandemia.

El subsecretario simplemente dijo que no había ninguna “resistencia” del gobierno federal, y que el “misterio” de las pruebas rápidas se aclaraba con un comunicado de la Organización Panamericana de la Salud donde se establece que ninguna autoridad sanitaria del mundo las ha acreditado, por lo que se debe recurrir a las pruebas de laboratorio. 

Por eso, concluyó el funcionario federal en sus redes sociales, “no tenemos por qué utilizarlas”. Ayer, que fue cuestionado sobre los reclamos de Alfaro, López-Gatell sólo le mandó un salud. Olé.

jbarrera4r@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También