Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

¿Las redes sociales manipulan?

Por: El Informador

¿Las redes sociales manipulan?

¿Las redes sociales manipulan?

Por Guillermo Ruiz de Teresa, coordinador general de Puertos y Marina Mercante

En septiembre les platiqué sobre la manipulación de la información en las redes sociales y de cómo algunos, por intereses turbios y poco loables, tendían a manipular los datos y logros de esta administración para promover una agenda política ajena al bienestar social.

En noviembre, Riva Palacio publicó un artículo “La antidemocracia de las redes”, en el que describió lo relativamente fácil que es manipular la información y que las personas se vuelvan parte del sistema de propaganda. Esta forma de divulgación de noticias falsas (fake news) se está haciendo cada vez más viral y poco predecible.

Durante este proceso electoral hemos sido testigos de la información que circula en las redes sociales y de su rápida difusión, no se averigua si es verdad o es creado por grupos políticos con fines propagandísticos: videos editados para hacer creer que el Presidente se ha equivocado; noticias falsas sobre los precandidatos, pero que ponen en entredicho su decencia y honor; cadenas de mensajes con datos del quehacer del gobierno que no son congruentes con lo publicado por las instituciones que evalúan las políticas de gobierno. Esta falsa información está acrecentando el resentimiento social y ocultando lo que se está haciendo bien.

Es obvio que el rechazo al Presidente Peña se debe a una exitosa estrategia de manipulación. Tal parece que si el Gobierno tiene algún éxito (¡y tiene varios!) recrudecen la estrategia e incrementan las burlas y noticias falsas o sin sustento.

Por eso quiero regresar y repasar lo que se ha hecho, evaluado y publicado durante esta administración. De acuerdo a Coneval, en los últimos cuatro años se redujo el porcentaje de la población que vive en pobreza extrema de 9.8% a 7.6% mediante la inclusión de millones de personas a los servicios de salud (6.2 millones); seguridad social (3.4 millones); alimentación (2.8 millones) y vivienda de calidad (1.1 millones).

En este Gobierno se ha afiliado al IMSS a poco más de un millón de estudiantes de nivel medio y superior: 18% más que en 2012. Y como parte de una política integral de trabajo se han creado cerca de 3.5 millones de nuevos empleos formales; la cifra más alta que en cualquier otra administración. Que los mexicanos tengamos un trabajo digno mejora la calidad de vida de nuestras familias y genera crecimiento y desarrollo: de 2012-2016, el PIB de México creció 2.6% anual. En comparación, el PIB de Latinoamérica, en el mismo periodo, creció 0.6% en promedio anual (CEPAL).

Espero que estos datos provoquen reflexión acerca de nuestro status real y vean sí México está mejor hoy que hace cinco años. Varios me dirán, con insultos, si no me doy cuenta de en dónde vivo o si no veo a mi alrededor y, por eso mismo, les invito a que analicen si el balance es positivo o no; porque no podemos dejar que lo que pareciera un enojo nuble nuestra vista a los avances que tenemos. Hace unos días, Esteban Moctezuma escribió, y lo comparto, que debemos romper con la prisión mental a la que nos tienen acostumbradas las redes sociales y los análisis fatalistas; entender que estamos mejor que hace 100, 10 y cinco años.

Estamos a dos meses de que inicien las campañas y los candidatos de Morena, y sobre todo del PAN, han promovido noticias falsas, por ejemplo, que cambiarían a Meade; lo hacen estando conscientes de que les puede ganar (si no, ¿para qué se ocupan de él?). Por ello, antes de reproducir la información, tenemos que cerciorarnos de que es real y que no está siendo manipulada por un candidato, partido político o, incluso, algún gobierno extranjero con el fin de incendiar lo que tanto trabajo nos ha costado a todos; tenemos que pensar y decidir nuestro voto con base en la visión de país que queremos y no por los desplantes o enojos de algunos pocos.

Creo que la gran mayoría de los mexicanos decidirán su voto, más que con filias o fobias, con razón y reflexión sobre su futuro y el de sus hijos. Lo que se está jugando no es, ni puede ser, sólo un berrinche.

Temas

Lee También

Comentarios