Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Ladrillos

Por: Salvador Páramo

Ladrillos

Ladrillos

Una vez más el autodenominado negociador, Donald Trump, fue incapaz de llegar a un acuerdo con nuestro Presidente, y Peña Nieto canceló su viaje a Washington. La decisión por parte de nuestro Mandatario no debería de sorprender a ciudadanos de ambos países, ni preocuparnos; creo que, aunque sólo tenga un año en la Casa Blanca, la poca credibilidad de la presidencia de los Estados Unidos limita las posibilidades de un diálogo productivo.

Económicamente ambos países se benefician del intercambio comercial entre sus economías, y aunque Donald Trump cabalga sobre una promesa de repatriar empresas y empleos para sus ciudadanos, está claro que romper relaciones con México perjudica la economía estadounidense.

No tengo la menor duda que la premisa nacionalista que llevó a Donald a la presidencia refleja los ideales de su base política, y en efecto el micrófono que provee el partido republicano y los medios conservadores le dan la plataforma ideal de propaganda, sin embargo, los fracasos empiezan a acumularse en cuanto se trata de temas diplomáticos o de negociaciones.

Durante la conferencia anual de política conservadora (CPAC) Donald dobló la apuesta sobre su postura en el tema de construir un muro en la frontera Sur de Estados Unidos y aseguró a sus seguidores que seríamos nosotros lo que pagaremos por dicha infraestructura.

Tengo que admitir que no deja de sorprenderme la ignorancia de nuestro pueblo vecino, el mismo Donald acudió al Congreso para pedir los fondos necesarios para la construcción del muro. Al no lograr que el Congreso controlado por los republicanos aprobara los 25 billones de dólares necesarios para la construcción del infame e innecesario muro, el presidente necesita regresar a su narrativa divisora para encausar a sus ciudadanos por un cambio que solo lastima las relaciones entre países.

Creo que la decisión por parte de Peña Nieto de cancelar su visita debe de ser evidencia suficiente para los Estados Unidos de la postura que tendrá el Gobierno mexicano en el futuro cercano hacia su país y su presidente. Lo peligroso es la inestabilidad emocional y la volatilidad con la que Donald Trump toma decisiones unilaterales, aunque tiene las manos atadas por el congreso, sus comentarios empiezan a tener impacto en mercados y sobre todo en el espectro social.

Si el objetivo es renegociar el Tratado de Libre Comercio, y mantenernos como rehenes con la amenaza del muro creo que es un esfuerzo fútil. México y nuestro gobierno ha estado dispuesto a regresar a la mesa para debatirlo, sin embargo, Donald solo amenaza sin tener propuestas viables que beneficien ambas economías.
 

Temas

Lee También

Comentarios