Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
Ideas |

La séptima de Mahler

Por: Jaime García Elías

La séptima de Mahler

La séptima de Mahler

La debilidad de Marco Parisotto por Mahler es evidente…

Más allá de su posible identificación con todo lo que el compositor checo aportó al mundo de la música, cuando se creía todo estaba dicho, que todo en ese aspecto estaba inventado, es notorio el afán del director artístico de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ) por aportar pruebas fehacientes de la calidad y la solvencia actuales del ensamble.

Se explica, por tanto, que para el sexto programa de la Tercera Temporada 2018, la noche del jueves en el Teatro Degollado, incluyera otro Mahler. En el caso, el estreno en Guadalajara de la Séptima Sinfonía en Mi Menor (intitulada “La Canción de la Noche”)… 110 años después de su estreno el 19 de septiembre de 1908, en Praga.

Calificada por los musicólogos como “la sinfonía mahleriana más débil, menospreciada e incomprendida”, y, en consecuencia, “la menos tocada de sus obras”, la Séptima, empero, no desmerece, en grandeza, con respecto a sus hermanas. Su duración, de entrada -80 minutos-, así como la dotación que exige la consabida gran orquesta, reforzada con cencerros, campanas tubulares, guitarra y mandolina, hablan de una obra monumental por donde se le mire.

Su desarrollo evoca un caleidoscopio en que se alternan, de manera muchas veces anárquica, inconexa, pasajes espectaculares, violentos ocasionalmente, con episodios amables, apacibles, pletóricos de dulzura. De hecho, los continuos contrastes son la tónica de la obra: momentos en que la sonoridad llega a la grandilocuencia, conectados, sin transición muchas veces, con temas en que la ligereza raya en la ironía.

Lejos de utilizar la concha acústica tradicional, las bambalinas se dejaron abiertas esta vez, acaso con la intención de dispersar el sonido y evitar la estridencia en la sala. Pese a lo maratónico de la obra, tocada sin intermedio, sin más pausa que la que los músicos se tomaban entre movimiento y movimiento para afinar sus instrumentos, exigidos al máximo, el desempeño del ensamble fue excelente; el de Parisotto en el pódium, por lo consiguiente, tanto en beneficio de los músicos como del público, al acentuar con sus gestos cada una de las múltiples facetas de la obra… Las aclamaciones del público (tres cuartas partes de la sala), al término de la velada, se justificaron con creces.

El programa se repite este domingo, en el mismo escenario, a partir de las 12:30 horas.

Temas

Lee También

Comentarios