Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 15 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

La pasión según Roger

Por: El Informador

La pasión según Roger

La pasión según Roger

Por Mauricio Giaconía

La pasión que tiene Federer por el tenis no tiene muchos antecedentes en la historia. Por supuesto que hubo, hay y habrá otros tan apasionados como él, pero es difícil imaginar que la carrera del más brillante tenista de la historia y uno de los, al menos, cuatro mejores deportistas de todos los tiempos, hubiese encontrado el sendero de la gloria sólo con la genialidad que trae desde la cuna sin haberle sumado la pasión.

Pero ¿dónde se puede reflejar ese sentimiento? El refranero popular dice que para muestra basta un botón. Y a falta de uno, traigamos, como ejemplos, dos. Y ambos en Finales del Abierto de Australia. En 2009, Nadal le propinó la única derrota de las siete Finales que el suizo jugó en el primer Grand Slam del año, tras cinco sets y 4h7’ de partido. En la ceremonia de premiación, Federer tenía la garganta estrangulada y no hubo modo de que pudiera decir dos palabras antes de romper en un llanto tan conmovedor que el público lo ovacionó de pie durante tres minutos, a tal punto que opacó la celebración del título de Nadal, que estaba tan bloqueado emocionalmente con lo que ocurría como el propio Roger.

Y en la madrugada de ayer, con otro partido que se fue a cinco sets y que duró más de tres horas, ante un notable Marin Cilic, la emoción volvió a desbordarlo como hace nueve años y como no pudo ni puede casi ninguno de sus rivales. Esta vez, por la felicidad de encontrarse, a los 36 años y cinco meses, ante un logro  que ni el más fanático de sus seguidores o no seguidores, o rivales o no rivales, o periodistas o quien sea, hubiese vislumbrado hace no más de dos o tres años. Federer acaba de ganar su vigésima Final de Grand Slam. La pasión que siente por este juego inclasificable y tormentoso volvió a bañarlo en un torrente lacrimógeno que nos hizo mordernos bien fuerte el labio superior para evitar nuestro propio derramamiento.

Pudo perder la Final. No estuvo tan lejos esto de ocurrir, pese a que el 6-1 del quinto set luzca categórico. Cilic se recompuso a mediados del cuarto set cuando Federer (dos sets a uno y 3-1 arriba) había puesto ya proa al título. Pero el croata ganó cinco juegos seguidos y se llevó el cuarto 6-3. Y en el primer game del quinto, con su moral  en estado de gracia y con Federer obnubilado, dispuso de dos break points que, de haber ganar alguno, hubiese significado su tercer quiebre consecutivo y un golpe durísimo para Roger, quien 15 minutos antes se imaginó festejando el triunfo. Pero Cilic no pudo quebrar y en el juego siguiente el suizo sí lo hizo y rápidamente se escapó 3-0. Volvió a quebrar en el sexto juego y, en el primer match point, lo definió con un ace, previa corroboración del ojo de halcón, tal como ocurrió hace 12 meses ante Nadal.

Roger nos ha dejado sin adjetivos. Y está bien. Su propio nombre ya lo es. Decir Federer es emparentar cualquier situación con el más supino nivel de excelencia que pueda pretenderse. Dentro de apenas cuatro semanas, cuando regrese al circuito, en Dubai, tendrá en sus manos mágicas la chance de volver a reinar en el ranking mundial y, de ganar el título, será el jugador más veterano de todos los tiempos en ser número uno (Agassi, 33 años y 4 meses en 2003). Sólo depende de él. Pero aún podrá serlo si durante esa misma semana Nadal no gana Acapulco o, al menos, defiende los 300 puntos de la Final del año pasado. El abierto mexicano podrá definir el liderazgo del ranking mundial con un cuadro extraordinario de cinco Top 10: Nadal(1), Cilic(3), Zverev(5), Thiem(6) y Del Potro(9), más Querrey(12), campeón defensor.

Deberemos aprender a no ser tan severos con nuestras pretensiones y entender que hay cosas que en el día a día nos parecen normales por lo tangibles  Algún día recordaremos, seguramente con un dejo de añoranza muy notorio, que cierta vez fuimos contemporáneos de un señor que encarnó la pasión cargándose sobre sus hombros toda la admiración que se le pueda tener en el mundo a cualquier mortal.

Temas

Lee También

Comentarios