/contenidos/2018/01/04/noticia_0019.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Junio 2018

Ideas

Ideas |

Just Fontaine a los 60 años de su récord mundialista

Por: Raúl Romero

Just Fontaine a los 60 años de su récord mundialista

Just Fontaine a los 60 años de su récord mundialista

“Yo no hablo jamás del récord, es la gente que hace las preguntas: ‘¿piensa que lo romperán algún día?, bla bla bla’”, dice Just Fontaine a L’Équipe.

Si la ironía es una de las características de la lucidez, a sus 84 años, Fontaine se presenta más lúcido que nunca, y en la mayor parte de las ocasiones el objeto de su humor es él mismo y el récord que lo ha hecho pasar a la historia del futbol: 13 goles en una sola Copa del Mundo, Suecia 1958.

Este año, como cada año mundialista, vuelve la pregunta que Fontaine responde desde hace 60 años a generaciones de reporteros: ¿Cree que ésta será la edición del Mundial en que finalmente alguien lo supere?

“Dentro de dos mil años, cuando desentierren a una momia, le van a quitar los vendajes y va a preguntar ‘¿Just Fontaine todavía tiene el récord de más goles en un Mundial?’”, dice riendo el también ex entrenador.

Fontaine nació en 1933 en Marruecos, entonces un protectorado francés, y aprendió a jugar futbol descalzo, en el campo de tierra de una Iglesia. El goleador atribuye su efectividad a esos humildes inicios y al hecho de haber jugado basquetbol durante su juventud. “No hay nada mejor que el basquet para los desmarques”, recomienda.

En 1953 pasa al Niza de Francia y se presenta marcando 17 goles. En 1956 es transferido al Reims, que era la base de la Selección francesa de entonces.

Raymond Kopa, que jugó en el Reims y que en ese momento es parte del Real Madrid, es la estrella del combinado galo, y uno de los factores que permiten que Fontaine alcance su histórica marca goleadora.

“Entendía al ver avanzar a Kopa que iba a dar un pase decisivo, pero había que poner atención y arrancar al momento indicado”, explica Fontaine.

“Justo”, como es llamado en Francia, fue a Suecia por casualidad. El titular (René Biliard) se lesionó, abriendo sin saber la puerta a la historia. Además, Fontaine marcó sus 13 goles con zapatos prestados, porque los suyos se rompieron antes del primer partido.

El delantero nacido en Marrakech anotó un triplete ante Paraguay, un doblete contra Yugoslavia, un solo gol a Escocia, otro doblete ante Irlanda del Norte, un tanto en Semifinales ante Brasil y cuatro en el partido por el tercer lugar contra Alemania.

El goleador se retira con sólo 27 años tras sufrir un par de fracturas. Se convierte en entrenador y en el primer presidente del sindicato francés de futbolistas. Como técnico, lleva el París Saint-Germain a la Primera División de Francia. Cuando logra la hazaña su emoción es tanta que sufre un paro cardiaco en la cancha.

“Justo” tiene una relación difícil con su logro mundialista. Sabe que es la razón por la cual es recordado, pero al mismo tiempo siente que era más que un anotador. “Yo marcaba y hacía marcar”, dice al tiempo que afirma que cambiaría sus 13 goles por cinco o seis años más de carrera futbolística.

Aunque su récord redujo su carrera a un número y lo condenó a responder las mismas preguntas una y otra vez, “Justo” le tiene afecto en el fondo. Es como un escudo, un salvoconducto que lo pone en ventaja incluso ante los prodigios atléticos del futbol de hoy.

El goleador de 1958 narra su visita a las instalaciones del París Saint-Germain, donde se tomó una fotografía con Zlatan Ibrahimovic. A solas, el sueco le preguntó a un directivo del PSG si de verdad Fontaine había sido un gran jugador.

“Justo” no puede reprimir una sonrisa cuando recuerda la respuesta del directivo. “Zlatan, cuando marques 14 goles en una Copa del Mundo ven a preguntármelo”.

Temas

Lee También

Comentarios