Lunes, 26 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Historia de dos calles

Por: Juan Palomar

Historia de dos calles

Historia de dos calles

Una se llama Sao Paulo y está en Providencia. La otra se llama Los Pinos y está al poniente de Plaza México, a la altura de la aceitera. Una corre de oriente a poniente, la otra de norte a sur. Ambas están muy arboladas con ejemplares adecuados, tienen 16 metros de anchas con banquetas de dos metros y arroyo de 12 metros. Por ejemplo, el pirul más grueso de Guadalajara está en la calle de Pinos, cerca del número 100. Es un ejemplar asombroso. Sao Paulo fue urbanizada hacia 1943. Los pinos en 1974. Ambas urbanizaciones fueron realizadas por el ingeniero Carlos Manuel Ochoa Aguilar. Una, con Miguel Aldana y los señores Sahagún como clientes; la otra para el propio ingeniero Ochoa.

Ambas calles tienen los servicios usuales. La diferencia con la enorme mayoría de las calles de la ciudad es que estas dos están empedradas. Y esa cualidad las transfigura totalmente. La textura visual es muy atractiva, el agua de la lluvia se infiltra y luego huele a tierra mojada, los coches transitan a velocidad moderada, no hay cuadrillas bromosas haciendo pingües parches de asfalto cada rato. Deben de tener, las dos, pozos de absorción que mucho ayudan al medio ambiente. Actualmente estas dos calles se encuentran entre las más deseables de Guadalajara.

Juan Palomar y Arias, desde los tempranos años treinta, sugirió a la autoridad que se dejaran todas las calles no principales con empedrados; decía todos los argumentos anteriores y además decía que los empedrados en esta ciudad y región eran comparables, por sus materiales (piedra braza) y manufactura, a los mejores del planeta: Por supuesto que nadie le hizo caso y más bien se burlaron de la propuesta. Acordémonos que esta ciudad es más bien pretensiosita y clasemediera en mal plan. La modernidad, decían, es para que pasen muchos coches para todos lados. No es desdeñable tampoco que la forja y el mantenimiento de los empedrados da trabajo a mucha gente. El mantenimiento es bastante sencillo.

Repasando. Empedrados en nuestra ciudad quedan además varios: Las Fuentes (proyecto de Ignacio Díaz Morales), la colonia Seattle, Ciudad Granja, algo de Talpita y algo de Oblatos, etcétera. Los nuevos barrios son empedrados hasta que llega un político y promete chapopote o concreto. Muy mala idea.

Todas las nuevas calles deberán de ser empedradas. Punto. Algunas con huellas de rodamiento, otras completamente. Que pare el negociote, para chapopoteros o concreteros y autoridades, de pavimentar la ciudad a lo bestia, sin ton ni son. Busquemos la ciudad provinciana, olorosa a tierra mojada y sensatez, sobre todo sensatez.

Temas

Lee También