Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

Habrá que irse haciendo a la idea de vivir con AMLO

Por: Pablo Latapí

Habrá que irse haciendo a la idea de vivir con AMLO

Habrá que irse haciendo a la idea de vivir con AMLO


No se necesita ser profeta para vislumbrar que a menos que ocurra algo realmente extraordinario (que no se ve por dónde) el tabasqueño será el próximo presidente de nuestro país.

Sus rivales nomás no crecen; y a él le basta seguir como hasta ahora, casi nadando de a muertito, para ganar la elección.

Pero curiosamente el problema ahora no es AMLO, es el entorno que durante más de 20 años se ha encargado de construir para conseguir finalmente su objetivo.

El AMLO de hoy es otro, hasta podríamos decir que “encantador”. De aquel personaje violento e irreverente que atacaba al Presidente y a las instituciones, y que agredió a la ciudad más complicada y habitada del país secuestrando durante meses su avenida principal, ya queda muy poco.

En este tercer intento de ser presidente (este AMLO versión 3.0) es mucho más mesurado; ya no tiene aquellas propuestas descabelladas que escupía a diestra y siniestra y que hacían temblar sobre todo al sector empresarial y de los negocios; ahora su estilo es de un negociador más como Trump; avienta una iniciativa más o menos estrafalaria (como por ejemplo cancelar el nuevo aeropuerto), y después gentil y encantadoramente escucha a las voces discordantes y hasta a cuerda sentarse a platicar.

Qué cambio.

Además, ahora ya no tiene “enemigos”; ha tenido la enorme habilidad (junto con un buen número de ingeniosos operadores) de congraciarse con sus otrora detractores, y a algunos de ellos los ha ido sumando a su proyecto, bajo la apariencia de que son ellos los que le han buscado porque “ya es bueno”, ya no hay peligro.

Su gestión no podrá ser peor a lo que hemos vivido con gobiernos prisitas y panistas; simulará que todo ha cambiado y lo único que hará es relevo de gente para que su equipo, y sus nuevos “amigos”, queden en las posiciones importantes y empiecen a despacharse el país.

La corrupción será la misma, quizás más democratizada, ya que el gran aprendizaje de gobiernos perredistas y morenistas es que todos los funcionarios, a todo nivel, roban o piden moches, aunque sea de a poquito.

El problema estará en el ambiente que AMLO ha creado para llegar; es el de la polarización. O se le odia, o se le ama, pero vehementemente, con el hígado. Sus apologistas serán “guerreros incansables de la causa”, dispuestos a todo con tal de imponer su manera de pensar, y sus detractores serán fieramente opositores sin posibilidades de ceder un centímetro en su oposición al modelo lopezobradorista.

Serán mexicanos contra mexicanos, como se ha visto pocas veces, como en un América vs. Chivas, sin posibilidades de encontrar un punto medio. Y es en ese país donde será muy difícil vivir, mucho más que si hubiera más crisis y devaluaciones.

Habrá pues que aprender a vivir con AMLO pero sobre todo con ese entorno.

Temas

Lee También

Comentarios