Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 22 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Fiscal para desaparecidos y el callejón sin salida

Por: Jorge O. Navarro

Fiscal para desaparecidos y el callejón sin salida

Fiscal para desaparecidos y el callejón sin salida

El gobernador de Jalisco está atrapado en un callejón sin salida: una crisis de inseguridad que se manifiesta a diario en hechos diferentes e incontrolables devora lo que pretendió presentar como su legado, después de cinco años de ejercicio. Ayer 16 de abril su principal rival político, Enrique Alfaro Ramírez, exigió su renuncia si su administración no puede contener la violencia y los homicidios, como el ocurrido el domingo previo, en el que asesinaron al alcalde con licencia de Jilotlán de los Dolores, Juan Carlos Andrade Magaña.

Pero la ola de violencia que sólo en 2017 significó mil 369 asesinatos en el Estado no para en eso. También está el tema de los desaparecidos: los tres estudiantes de cine, los tres italianos y los muchos anónimos que se acumulan para llegar a ser tres mil 80, según cifras oficiales.

Ante la enorme presión (local, nacional, internacional), Aristóteles Sandoval Díaz presentó ayer por la tarde, en un viraje inesperado que rompe la lentitud de las acciones contra la inseguridad, al nuevo titular de la Fiscalía Especializada para Personas Desaparecidas. Se trata del abogado José Raúl Rivera Rivera.

En dos días más se habrá cumplido el plazo que el gobernador anunció públicamente: 15 días para tener resultados sobre los desaparecidos, o “rodarán cabezas”.

Con ese antecedente en calidad de espada de Damocles, Rivera Rivera llega a una Fiscalía especializada en la que se esperan resultados a la voz de ya.

En un escenario tan adverso, parece que el nombramiento hecho por el gobernador es oportuno. Al menos corrige una ausencia inexplicable para atender el tema de los desaparecidos.

La declaración de Enrique Alfaro, quien mostró con una fotografía cómo el gobernador asistía a un evento político electoral mientras era asesinado un acalde con licencia, fue interpretada como una “politización de la inseguridad”. Al menos así lo dijo el candidato del PRI al gobierno estatal, Miguel Castro Reynoso. Lamentablemente, en tiempos de campaña electoral cualquier crítica a la gestión de los gobernantes se interpreta como un golpe político. Se debilita la capacidad de atender las críticas.

Pero desde este espacio es oportuno hacer algunos apuntes sobre el nuevo fiscal para personas desaparecidas.

Primero, está su trayectoria, que indica si tiene o no la experiencia previa para hacerse cargo de un puesto complicado. Aunque él aseguró al rendir protesta para el cargo que lleva una década trabajando a favor de los derechos humanos, su currículum indica que ha laborado en la Comisión Nacional Forestal, en Banrural, en Tránsito y Bomberos de la ciudad de Toluca y como ministerio público en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade). Pero nunca en tareas específicas de atención a desaparecidos.

¿Es Raúl Rivera el perfil adecuado para resolver un problema que ubica a Jalisco como uno de los primeros estados con más denuncias por personas desaparecidas? Difícilmente.

Pero que haya buena voluntad: concédasele al nuevo fiscal el beneficio de la duda.

¿Cuáles son sus recursos? 17 millones de pesos. Muy poco, para empezar.

En contraste, la Fiscalía destina 67 millones en gastos de publicidad. Algo no funciona bien en el manejo de los dineros.

El nuevo fiscal aceptó el cargo. Ahora debe dar resultados.

(jonas@informador.com.mx / @jonaspalestra)

Temas

Lee También

Comentarios