Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 24 de Febrero 2018

Ideas

Ideas |

Feliz cumpleaños al fundador del Guadalajara

Por: Raúl Romero

Feliz cumpleaños al fundador del Guadalajara

Feliz cumpleaños al fundador del Guadalajara

Quienes lo conocieron (incluyendo su hijo) indican que Edgar Everaert Roose nació en Brujas, Bélgica, el 14 de febrero de 1888, aunque los archivos de ese país consignan el 15 de febrero como fecha de nacimiento.

Si nació el 14 de febrero, Edgar vino al mundo el mismo día en que se celebra el aniversario de la fundación de Guadalajara, una ciudad en la que todavía hoy es recordado por haber dejado una marca indeleble en el México que conocemos y vivimos todos los días.

Edgar tiene apenas 16 años en 1904 cuando la aventura viene a buscarlo en el negocio donde trabaja en la ciudad de Ostende, en el centro de la costa belga. Un comerciante, de nombre Louis Gas, lo convence de trabajar para él en su empresa de ropa, el almacén “La Ciudad de México”, que se encuentra a aproximadamente 10 mil kilómetros de ahí, en Guadalajara.

En la capital de Jalisco, Everaert entabla una amistad con un grupo de jóvenes mexicanos y franceses entre los que se encuentran Calixto Gas (quien fallecería en Bélgica combatiendo por Francia en la Primera Guerra Mundial), los hermanos Gregorio y Rafael Orozco, Max Woog, Ernesto Caire, Esteban y Francisco Palomera, y Augusto y Calixto Teisser.

Calixto Gas y Edgar conocían bien el futbol que se practicaba en Europa, pero el deporte era una novedad en Guadalajara. Los dos jóvenes organizan con sus amigos en 1906 un equipo para pasar el tiempo libre y lo llaman “Unión” para destacar la alianza entre mexicanos, franceses y belgas. Hacen traer desde Europa lo que fue probablemente el primer balón de futbol en el Occidente del país y entrenan en un campo que se encontraba en la actual Colonia Moderna.

Para poder disputar un partido tienen que enseñar las reglas del futbol a sus primeros rivales, los integrantes de un equipo de beisbol que jugaba en las cercanías. Así, el equipo de Everaert y Gas recibe su primer reto escrito, firmado por Antonio y Luis Pérez Verdía, del llamado “Atlético Occidental”.

En 1908 el club Unión se convierte en club Guadalajara, una iniciativa de Edgar, que sabía el sentimiento de arraigo que un equipo podía crear cuando se presentaba como símbolo de una ciudad. Además, la escuadra adopta los colores azul, rojo y blanco, y la camiseta a rayas que caracterizan a Brujas, la ciudad natal de Everaert.

Con Rafael Orozco como su primer presidente, el Guadalajara crece y gana prestigio entre los equipos locales aun en la ausencia de su fundador, que vuelve a Bélgica a causa de la muerte de su padre. En 1909 Everaert regresa a la Ciudad de México, donde se establece definitivamente y vive una vida de peripecias económicas e intelectuales: funda la Cámara de Comercio belga, se vuelve experto en arte, crea un par de empresas que quiebran y está a punto de ser expulsado del país en 1934 por sus protestas ante el asesinato de católicos Coyoacán por parte de los camisas rojas de Tomás Garrido Canabal.

Según un libro sobre las relaciones entre Bélgica y México publicado por la Universidad de Lovaina, Everaert “no pudo sustraerse a sus raíces flamencas y, en su corazón, nunca fue completamente mexicano”.

Sin importar cómo se haya sentido respecto a su país de adopción, la herencia de Everaert es mexicanísima.

En abril de 1956 el Guadalajara lo invitó a la ciudad para celebrar el aniversario 50 de la fundación del club. El balón que había mandado pedir de Europa a inicios de siglo se había multiplicado. La capital de Jalisco era ya una ciudad esencialmente futbolera y el equipo que había ayudado a fundar era uno de los más populares del país y un símbolo de la mexicanidad, gracias a le decisión de alinear sólo jugadores mexicanos.

La celebración fue un oportuno reconocimiento para Everaert, que iba a fallecer en noviembre del año siguiente en la Ciudad de México

Con su muerte se cerraba un capítulo esencial en la historia del Guadalajara, pero otro igualmente brillante se estaba abriendo ese mismo año. Sólo 10 meses antes del deceso de Everaert, el Guadalajara había acabado con la época del “Ya merito” ganado su primer campeonato, que inauguraba la era dorada del Campeonísimo.

La fama del Guadalajara iba a crecer aún más en los decenios por venir y con ella el afecto hacia su fundador, el primer rojiblanco de corazón.

Temas

Lee También

Comentarios