Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Escasez de agua… y de decisiones

Por: Diego Petersen

Escasez de agua… y de decisiones

Escasez de agua… y de decisiones

Guadalajara tiene un déficit de agua desde hace varios años. Lo sabemos todos los tapatíos, lo sabe todo político en edad de merecer e incluso los que ya desmerecieron, pero llevamos un cuarto de siglo bloqueando cualquier posibilidad de traer agua a la ciudad. La historia ya nos la sabemos y no vale la pena repetirla, son años de irresponsabilidad de unos y otros, de quienes han sido incapaces de convencer y de quienes se han opuestos a todas. Como siempre, los afectados son los más amolados, o como dice el adagio popular, cuando dos elefantes se pelan quien más sufre es la hierbita. Mientras los políticos se desgañitan, cientos de miles de tapatíos no tienen un servicio de agua seguro o de plano no tienen. Pero voltear para atrás para encontrar a los responsables solo es desgaste, la pregunta hoy es cómo resolvemos el problema hacia adelante, cómo salimos de este marasmo político y resolvemos el problema.

Mientras los políticos se desgañitan, cientos de miles de tapatíos no tienen un servicio de agua seguro o de plano no tienen

De entrada, hay que diferenciar tres tipos de usuarios: los que están conectados al Siapa, los que tienen servicios dotados por los ayuntamientos o se autoabastecen porque administran sus propios pozos, y los que no tienen agua. Estos últimos son los pobres de los pobres. Entre los autoabastecidos o abastecidos por los ayuntamientos hay de todo, sistemas muy eficientes como Chapalita o colonias con problemas gravísimos que no tienen agua segura ni en cantidad ni en calidad en Tlajomulco y Zapopan, principalmente. Finalmente, quienes están conectados al Siapa, que es la mayor parte de la zona metropolitana. El futuro deseado es que todos tengan agua y que todos estén conectados a una sola red, la del Siapa o lo que tenga que surgir.

La demanda total de agua en la zona metropolitana para abastecer a los cinco millones de habitantes, los comercios y la industria es de 14 mil 500 litros por segundo. Para 2042, cuando GDL cumpla sus primeros 500 años, necesitaremos 17 mil 400, según cálculos de la CEA. Todos estos cálculos implican desde ya hacer más eficiente el sistema de distribución para reducir las pérdidas físicas a niveles internacionales. Pero ¿podemos reducir el consumo? Sí, pero no mucho más. La política tarifaria de los últimos cinco años ha logrado reducir el consumo, pero en los estratos de menores ingresos de la población, que representa 53% de las cuentas, ya estamos muy cerca del mínimo que propone la ONU para un clima como el nuestro: 100 litros habitante día.

Guadalajara tiene tres posibles fuentes de abastecimiento: Chapala, el Río Verde y los pozos de los acuíferos de los valles cercanos, Toluquilla, Atemajac y Cajititlán. Para usar la concesión completa, sin pérdidas y sin afectaciones, se requiere un segundo acueducto. Para usar el agua del Río Verde se requiere una presa, Zapotillo u otra, pero no hay manera de usar el agua del Verde sin un sistema de captación. Los pozos, por el contrario, están sobre explotados y requieren a la de ya un descanso.

No hay soluciones mágicas. Exijamos de los candidatos al Gobierno del Estado y a los ayuntamientos que nos digan qué van a hacer para solucionar el problema. No necesitamos que nos digan quién es el culpable y mucho menos que les dejaron un problemón, eso ya lo sabemos entre otras cosas porque todos, en distintos momentos, han sido parte de la indecisión.

Ya no nos digan qué no, díganos qué sí.

Temas

Lee También

Comentarios