Sábado, 25 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Entre “ladies” y “lords”

Por: Vania de Dios

Entre “ladies” y “lords”

Entre “ladies” y “lords”

Ser una “lady” o un “lord” pasó de ser un título nobiliario o hasta una forma coloquial de halago a convertirse en un apodo para evidenciar a las personas que se comportan de forma prepotente. Seguramente usted lo ha escuchado o visto en las diferentes plataformas de redes sociales, donde son exhibidos hombres y mujeres actuando de manera clasista o racista. Y hoy, con la tecnología del celular en mano, además son grabados y replicados en cuestión de segundos.

En el 2013 una de las primeras “ladies” en recibir ese sobrenombre fue “Lady Profeco”: Andrea Benítez, hija del entonces director de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Humberto Benítez. La joven habría mandado a clausurar un restaurante de Ciudad de México porque no le asignaron una mesa rápido, al instante. Cuando trascendió que fueron verificadores de la Profeco quienes cerraron el negocio, la situación se volvió un escándalo y el papá de la chica perdió el empleo.

“Lady” o “lord” (dama y caballero, respectivamente, en inglés) se ha vuelto una forma sarcástica e irónica para referirse a quienes se sienten superiores o tratan de denigrar a otras personas. Así surgió también “Lady Chiles”, quien grabó y publicó en sus redes sociales un vídeo humillando a una empleada doméstica, por robarse un chile en nogada. Al final, la exhibida fue ella.

Lejos de que los cibernautas la apoyaran, lo que recibió fue una severa sanción pública por el trato que dio a la trabajadora. En un país con 2.5 millones de mujeres que laboran limpiando casas sin prestaciones ni servicios médicos y con bajos sueldos, no podía ser de otra manera.

Los videos de las “ladies” y los “lords” también son una denuncia de la prepotencia de estos personajes. Como “Lord Café”, un hombre de Guadalajara que fue exhibido agrediendo a una mujer que acababa de impactarse contra su auto. 

En el altercado, la conductora grabó al señor sumamente agresivo, arrojándole el café sobre el carro. El iracundo hombre resultó ser propietario de un restaurante, que comenzó a ser boicoteado cuando el caso se volvió viral en redes sociales. El empresario tuvo que salir a pedir disculpas por su comportamiento.

En internet, como una infinita caja de resonancia, puede ventilarse de todo. Es un espacio anárquico, donde cualquiera puede compartir lo que sea y también juzgar, señalar y castigar sin saber si lo que se publica es cierto o si fue sacado de contexto. La sociedad en línea es severa y puede llegar a ser tremendamente cruel. En el mejor de los casos, las “ladies” y los “lord” terminan cerrando sus redes sociales, esperando que el escándalo pase. Pero hay quienes son perseguidos y acosados, con repercusiones legales y psicológicas.

La sociedad se ha convertido en un gran Big Brother, que todo lo ve, con ojos y cámaras registrando lo que sucede. Hoy ante cualquier suceso social, bueno o malo, siempre habrá alguien observando. Y lo virtual alcanza el mundo físico, más allá de lo digital.

La sanción social a las “ladies” y los “lord” puede quedarse en lo anecdótico o cambiarle la vida a quienes cometen el error de actuar prepotentemente. Porque la nobleza no se lleva en el título sino en la educación.

Instagram: vania.dedios

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones