Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 24 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

El senador de Andrés Manuel

Por: Raymundo Riva Palacio

El senador de Andrés Manuel

El senador de Andrés Manuel

Lo que pareció una declaración coyuntural para el oído de mineros nostálgicos de Andrés Manuel López Obrador, al prometer que de ser presidente buscaría que regresara Napoleón Gómez Urrutia, el ex líder minero perseguido por la ley mexicana, resultó ser mucho más que una simple ocurrencia retórica. El Consejo Nacional de Morena, que no respira sin su autorización, dio a conocer en la lista de candidatos a senadores por la vía plurinominal, en el lugar seis el nombre del ínclito (entiéndase el sarcasmo) personaje. López Obrador, de manera sorprendente, le entregó la posibilidad del fuero constitucional —que tanto rechaza por considerar que se abusa de él— si le alcanzan los votos para llegar al Senado y, desde México, con seis años blindado ante la justicia mexicana, hacer lo que se le plazca. La decisión del candidato presidencial, que ofreció el domingo luchar con locura desmedida contra la corrupción, ofrece un santuario al corrupto.

Gómez Urrutia ha estado metido en problemas legales desde que la cooperativa Veta de Plata lo demandó por haber cometido un fraude en perjuicio de 10 mil mineros en 2005, al violar un fideicomiso formado durante el proceso de privatización de minas en 1989, donde se acordó que al concluir el pago de la venta, el 5 por ciento de ese monto —55 millones de dólares—, sería entregado al sindicato, que se había comprometido a entregar su parte correspondiente a los trabajadores. El entonces líder minero fue atrapado en el delito cuando la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional de Valores y Cambios, descubrieron una ingeniería financiera fraudulenta en la cuenta 10964526 de Scotiabank Inverlat a nombre del sindicato minero, desde donde se realizaron nueve retiros por 44 millones 767 mil 765 dólares a destinatarios que nunca debieron haber recibido esos recursos. En este espacio se detalló el 20 de abril de 2014, la arqueología del fraude de Napito:

1. El 28 de marzo de 2005 se traspasó un millón de dólares a la cuenta 453375811 de Bancomer a nombre del sindicato, y en cuya tarjeta universal de firmas aparecen autorizados para librar contra la cuenta únicamente Gómez Urrutia y Héctor Félix Estrella, en ese momento tesorero del sindicato, de forma mancomunada.

2. El 4 de abril se retiraron cinco millones de dólares para comprar divisas.

3. Al día siguiente se transfirieron 10 millones de dólares a la cuenta 614-40022 de Citibank en Nueva York, a nombre del sindicato.

4. El 4 de mayo se hizo un depósito por 460 mil dólares a la misma cuenta de Bancomer.

5. El 20 de mayo se abonaron cuatro millones de dólares a la cuenta de Citibank del sindicato a través de Bearn Sterns Securities de Nueva York.

6. El 30 de junio se depositaron 500 mil dólares a nombre de Félix Estrella, en la cuenta de Bancomer.

7. El 15 y el 18 de julio se transfirieron 22 millones 500 mil dólares a la cuenta 446505007 de Bancomer a nombre de Consultoría Internacional Casa de Cambio, para que los transfiriera a tres cuentas del sindicato: la 147326521 de Bancomer; a la 402959055 de Scotiabank Inverlat; y a una de HSBC, cuyo número de cuenta no figura en el cuadro de retiros.

8. El 13 de septiembre se realizó un depósito de 603 mil 840 dólares a la cuenta 446605007 de Bancomer a nombre de Consultoría Internacional Casa de Cambio, para que ésta transfiriera los recursos a la cuenta 82616270 del Laredo National Bank, en Laredo, Texas, a nombre de María del Carmen Páez Martínez de la Garza Evia, una empresaria de Monterrey, presunta prestanombres de Gómez Urrutia.

9. Y el 14 de diciembre se realizó una operación idéntica a la anterior, con la misma beneficiaria, por 703 mil 925 dólares.

De los 9 millones que aún no aparecen, se detalló, dos millones 960 mil dólares fueron operaciones indirectas de la cuenta de Scotiabank Inverlat, ordenadas por Félix Estrella a Consultoría Internacional Casa de Cambio para que depositara en cuentas de personas físicas y morales ajenas a los depositarios legales. Hubo otras dos transferencias de la cuenta de Bancomer 0146591035, por un millón 900 mil dólares a la cuenta de Páez Martínez, y poco más de 7 millones de dólares transferidos, a través de la misma casa de cambio, a nueve personas, incluidas Félix Estrella, Gómez Urrutia, su familia y prestanombres, y a tiendas de muebles, cocina, arte y blindados.

Gómez Urrutia vive en Vancouver protegido por los sindicatos de la industria metal metalurgia canadienses y automotriz estadounidense —a quienes les había ofrecido, a cambio del apoyo, los contratos colectivos de las armadoras en México—, con una presencia permanente como articulista de planta en las páginas de La Jornada, cuya directora es madrina del primogénito de López Obrador, y defendido en México por el abogado Marco Antonio del Toro, quien también lleva la defensa de la maestra Elba Esther Gordillo, otra de las recientes adquisiciones tácticas del candidato presidencial.

El ex líder minero, que en realidad nunca fue minero, a diferencia de su padre Napoleón Gómez Sada, el cacique obrero y líder vitalicio de los mineros hasta su muerte en 2001, no ha podido explicar cómo se dice inocente cuando está ampliamente documentado el fraude que le hizo a los mineros de Cananea, por lo que tampoco ha podido regresar a México porque iría automáticamente a la cárcel. Pero ahora, López Obrador surgió como su potencial salvador, en uno de los lances políticos más inexplicables que ha tenido hasta ahora.
 

Temas

Lee También

Comentarios