Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 20 de Octubre 2018
Ideas |

El peor país para el mejor oficio del mundo

Por: Rubén Martín

El peor país para el mejor oficio del mundo

El peor país para el mejor oficio del mundo

Otra muerte de un periodista, otra vez en Veracruz. Gumaro Pérez Aguilando, reportero de La Voz del Sur, fue asesinado ayer en Acayucan, de la peor manera: ante la vista de su hijo al que acompañaba a un festival navideño en su escuela primaria. Los dos sicarios mandados por quien sentenció a muerte a Gumaro Pérez entraron a la escuela, dispararon contra el reportero y salieron con plena impunidad. 

Así se mata a los periodistas en México, a la luz del día y en total impunidad: al salir de su casa, como a Miroslava Breach en Chihuahua; antes de entrar a su trabajo, como a Javier Valdez en Sinaloa; o en la escuela de los hijos, como a Gumaro Pérez, en Veracruz. 

El manto de impunidad que el poder político ofrece a los sicarios de periodistas, incentiva más muertes. “Los brutales asesinatos de periodistas en México y en muchos otros países muestran, trágicamente, cómo la impunidad de los asesinos de periodistas provoca más homicidios”, declaró la directora del Instituto Internacional de Prensa (IPI), Barbara Trionfi.

Las notas que dan cuenta del asesinato de Gumaro Pérez recuerdan que apenas en agosto pasado, protestó junto con otros compañeros de Acayucan, por el asesinato de Cándido Ríos Vázquez. 

El mismo día del asesinato de Gumaro Pérez, Reporteros sin Fronteras dio a conocer su informe mundial 2017 que sitúa a México en el segundo lugar de asesinatos de periodistas en el mundo, por debajo de Siria, que tiene una guerra civil abierta desde hace seis años. 

Casi con seguridad, los recientes asesinatos de compañeros en Veracruz (Gumaro Pérez y Cándido Ríos) convierten a México en el peor país del planeta para ejercer el periodismo. “En el país de los cárteles de la droga, los periodistas que se ocupan de la corrupción de la clase política o del crimen organizado son casi sistemáticamente señalados, amenazados o incluso ejecutados a sangre fría”, señalo Reporteros Sin Fronteras.

En lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, se han asesinado a 39 periodistas y se ataca a un periodista cada 15.7 horas, según la organización Artículo 19. 

Los periodistas mexicanos estamos bajo ataque, pero las agresiones y muerte de periodistas no son hechos aislados. Es parte de la misma guerra que asesina y desaparece a defensores de pueblos y territorios y a la población en general. 

En México se asesina a periodistas por las mismas razones que a defensores del territorio: porque de pronto, la mayoría de las veces sin saberlo, se convierten en obstáculos a la realización del lucro, que es lo que mueve y anima al sistema capitalista. Un defensor con resistencias frente a un megaproyecto, un periodista al desnudar las corruptelas del poder político o al exponer públicamente las complicidades de ese mismo poder con el crimen organizado, que a su vez es parte de los negocios capitalistas en un territorio. 

La maquinaria político-económica-criminal que produce la guerra en México ha hecho a este país el peor del planeta para ejercer el “mejor oficio del mundo”, según definió alguna vez Gabriel García Márquez. 

Temas

Lee También

Comentarios