Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Noviembre 2019
Ideas |

El nuevo TLC. ¿Bueno o malo?

Por: Sergio Oliveira

El nuevo TLC. ¿Bueno o malo?

El nuevo TLC. ¿Bueno o malo?

Los abogados suelen decir que es mejor un mal acuerdo que una buena pelea. Desde su finalmente exitosa campaña electoral, Donald Trump dijo que el Tratado de Libre Comercio (TLC), o NAFTA en sus siglas en inglés, era malo para Estados Unidos y tendría que sea renegociado o finalizado. Cuando se consumó su victoria los mexicanos entraron en una era de absoluta incertidumbre, principalmente sobre el comercio exterior con el país al que manda 80% de sus exportaciones y del que depende nada menos que un tercio de su Producto Interno Bruto. Dentro de la actividad industrial mexicana, la más importante es la automotriz. México es el sétimo mayor fabricante de autos del mundo y el cuarto mayor exportador. Su principal cliente es, por supuesto, Estados Unidos y el final de un acuerdo tendría consecuencias muy graves para la economía nacional. Ante una larga e inevitable negociación para renovarlo, todas las partes necesitarían ceder y fue lo que pasó. ¿Qué tan bueno será el resultado para la industria automotriz mexicana? Veamos.

Desde 1995 hasta ahora, el intercambio de automóviles entre México, Estados Unidos y Canadá se fincaba básicamente en una regla de origen que imponía que para ser considerado producido en la región, un vehículo debería contener 62.5% de partes producidas en Norteamérica. El nuevo acuerdo modifica esta regla y hace que sean necesarias 75% de partes producidas entre México y EUA (en el momento de escribir esto Canadá seguía fuera del acuerdo), lo que inicialmente deja de fuera a varios modelos, pero hay tiempo para reaccionar.

Los detalles

Sin que se conozcan aún totalmente los detalles, sabemos que una vez firmado el acuerdo y aprobado por los congresos locales, hay un periodo para que el 75% de contenido regional sea adoptado. Una vez firmado, lo que probablemente se de en 2019, el contenido pasa de los 62.5% actuales a 66%. En enero del año siguiente a esto el porcentaje sube a 69%; al siguiente enero a 72% y hasta el tercer enero luego de la firma, a los 75% definitivos.

Esto le da tiempo a las empresas de desarrollar el contenido local y marcas como Kia, ubicada en Nuevo León, necesita hacerlo más que otras, pero si no lo hace pagará un arancel de solo 2.5% -que no es exactamente muy elevado- para exportar a EUA.

Sin embargo, muchos de los detalles del acuerdo aún no fueron revelados y uno de ellos habla de que Estados Unidos podría usar una ley de protección de “seguridad nacional” caso las exportaciones  mexicanas de vehículos excedan los 2.4 millones de vehículos por año. En 2017 las exportaciones hacia EUA fueron de 1.8 millones de unidades. También se rumora que de darse ese caso, México pelearía junto a la Organización Mundial de Comercio para que la tarifa de 25% que EUA aplicaría en fuese considerada ilegal y así obligar al vecino del Norte a aceptar los normales 2.5%.

Por último pero no menos importante está el tema de que 40% de los autos y 45% de las pickups necesitan ser fabricadas en una zona de sueldos de 16 dólares por hora. Muchos han interpretado como si las empresas instaladas en México tuvieran que subir sus sueldos a ese nivel, lo que es absolutamente inviable. Lo que esto sí provocará es que la industria vuelva a hacer cuentas sobre qué vehículo se fabrica dónde y posiblemente la producción de pickups, que en México involucran más a General Motors, FCA y Toyota, se traslade a EUA o a Canadá, caso éste entre al nuevo acuerdo.

En general, el nuevo acuerdo es buena noticia. Primero porque quita la incertidumbre, siempre mala en todos los ámbitos, principalmente en los negocios. Segundo porque el acuerdo está diseñado para 16 años (sí, con revisiones a cada 6) lo que es tiempo suficiente para diseñar y arrancar proyectos. Tercero porque hay tiempo para adaptarse al nuevo escenario. Y por último pero no menos importante, porque empieza finalmente a presionar a México hacia transformarse en una zona de mejores sueldos, de mayor capacidad adquisitiva, como pasó con países con España y Portugal en la Unión Europea y también con China, que hace 10 años tenía sueldos inferiores a los mexicanos y hoy es todo lo contrario.

Temas

Lee También

Comentarios