Martes, 14 de Julio 2020
Ideas |

El milagro de la vida

Por: Eugenio Ruiz Orozco

El milagro de la vida

El milagro de la vida

Distraídos por tantas noticias desagradables, en medio de la violencia cotidiana, frente a la incertidumbre que nubla nuestro horizonte, lejos del abrazo amoroso, del beso filial, del saludo lleno de afecto o de la comida entre amigos, tal parece que el mundo se desploma, irremediablemente, sobre nuestros hombros. 

Navegando en la inercia de las aguas negras, contaminadas, putrefactas, de la información chatarra, acrítica, indiscriminada, da la impresión de que estamos perdiendo, diría Dante, toda esperanza. 

El hastío va colmando nuestros días y, en el encierro, la única ventana abierta para observar el mundo es la televisión y el espacio, entre real y ficticio, de las redes sociales, ahora invadidas por mensajes cuya veracidad nadie podemos probar y en las que siempre queda la idea de que hay alguien queriendo manipular nuestras conciencias. 

Falsos héroes disputando el pódium de nuestra salvación. Aprendices de chamanes conjurando los presagios. Titiriteros de la angustia. Profetas espurios.

Se está llegando el tiempo de cambiar de temas. Necesitamos oxigenar nuestras vidas; reconocer tantas cosas hermosas que la prisa y ahora el aislamiento nos han privado. 

Abril, el mes de la primavera, el más hermoso del año por la transparencia del aire, por su clima tibio, por sus noches estrelladas, por su cielo inmaculado,  solo dejó vacíos en nuestra memoria, angustias no expresadas, dudas. 

Ya estamos en mayo. Hace unos días nuestro rostro recibió las primeras gotas de lluvia. Qué sensación tan maravillosa. Almendros, jacarandas, tabachines, magnolias, lluvias de oro, castaños, están en plena floración. Explosión de aromas y de colores. Calor húmedo que convoca a la proximidad. 

Mañana tras mañana las aves nos despiertan con sus vuelos, trinos y reclamos. Golondrinas, jilgueros, pericos, canarios, gorriones, cotorros, palomas, cenzontles, torcazas, concierto de cantos que hemos dejado de escuchar. Llamado de la naturaleza para preservar las especies. Himno a la fertilidad. Es el macho que en rito ancestral baila en torno de la hembra para conquistarla. Es la hembra presta a ser fecundada. 

Es el maravilloso milagro de la vida.

Cuando la distancia y la soledad impuestas ofrecen la oportunidad para reflexionar sobre el sentido de la vida; sobre nuestra inmensa pequeñez, sobre lo efímero del tiempo. Cuando en medio de la meditación se fortalece el espíritu. Cuando observamos la mezquindad de los que solo creen en el dinero, cuando literalmente hay quienes mueren de inanición, otros mueren, por su egoísmo, de inanición espiritual. 

Debemos recordarles  a los ricos y a los poderosos de este país la vieja historia de Midas o cómo terminaron las vidas de Craso, Julio César, Calígula, Napoleón y Hitler. 

Habiendo tantas cosas hermosas y sentimientos como la amistad y su máxima expresión, el amor, nuestros corazones se pueden enfermar de desamor, de desesperanza; no lo permitamos. 

Hay una y mil razones para vivir. Que los intereses políticos y económicos de unos cuantos, no nos separen. 

No arruinemos, con nuestro egoísmo, la obra perfecta de Dios. 
 

Temas

Lee También