Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

El miedo de AMLO y los “traviesos”

Por: Jaime Barrera

jbarrera

jbarrera

“Soy un ser humano, tengo miedo como todos los seres humanos, pero no soy cobarde”, respondió el lunes pasado el Presidente Andrés Manuel López Obrador cuando se le preguntó en la rueda de prensa mañanera si temía alguna represalia por la lucha frontal e inédita que decidió emprender contra las poderosas mafias huachicoleras que gozaron de una impunidad casi absoluta en las últimas décadas.

Cerró así con más realismo, a la respuesta inicial que dio a este cuestionamiento sobre esta amenaza latente, cuando retórica e ingenuamente dijo que “el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”.

Horas después, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que el Gobierno mexicano es más fuerte que los robahidrocarburos. “Se está imponiendo el Estado mexicano, porque como lo prometimos y lo ofreció el Presidente Andrés Manuel López Obrador en campaña, vamos hacia un Estado democrático de Derecho, no una simulación”.

Estas respuestas dejan entrever que para López Obrador y su equipo es claro que el enojo y un eventual contraataque de los huachicoleros y sus cómplices podría estar mucho más cerca que el agotamiento de la paciencia y el respaldo social que mantiene el nuevo Gobierno federal en esta cruzada, pese a todas las molestias que ha causado el desabasto de hidrocarburos.

El que tengan esto en cuenta es sin duda positivo, para que no se vean sorprendidos. Porque estas bandas delincuenciales que han hecho del huachicol una inagotable y creciente fuente de enriquecimiento ilegal defenderán con toda ferocidad su negocio, como ya lo han hecho en el pasado, y sin tener una ofensiva como la que ha orquestado el Gobierno lópezobradorista que ya les abrió mil 700 carpetas de investigación que alcanzan a funcionarios de Pemex, políticos, empresarios evasores, gasolineros, mandos militares, policiales y capos.

AMLO dijo ayer que se trata de “traviesos que están jugando a las vencidas”, pero desde luego que su poder corruptor y de fuego es mucho más que eso. Hasta ahora han respondido pinchando en repetidas ocasiones los ductos en cuanto los reactivan y azuzando a su base social como ocurrió en la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan, en Tula, donde retuvieron a tres militares el fin de semana pasado. O los robos con armas de grueso calibre de pipas de hidrocarburos en Guanajuato y aquí en Jalisco esta semana. Pero sin duda esto puede escalar hasta alcanzar grados de violencia como el que vivimos hace casi cinco años en el municipio de Guachinango donde narco-ordeñadores emboscaron y mataron a cuatro militares que les habían decomisado gasolina robada, o los múltiples enfrentamientos de comunidades completas contra operativos federales y militares.

La insistencia de los llamados de López Obrador a estas comunidades para que no se manchen de sangre por el huachicol a cambio de recibir los apoyos de sus programas sociales, responde claramente a la evidente base social que ha ganado esta actividad delictiva, que verá muy de cerca la próxima semana que recorrerá las localidades aledañas al ducto Tuxpan-Azcapotzalco, cancha de los “traviesos” al que deberá acudir con una seguridad redoblada. 

jbarrera4r@gmail.com
 

Temas

Lee También

Comentarios